Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

La Policía vuelve al lugar del crimen de Víctor Laínez

Por orden de la juez del caso, agentes de la Policía Científica hacen un reportaje videográfico del local donde se produjo la agresión y previa disputa con Rodrigo Lanza

Los agentes inspeccionan este jueves el bar Tocadiscos por orden judicial.
Los agentes inspeccionan este jueves el bar Tocadiscos por orden judicial.
Oliver Duch

Agentes de la Policía Científica de la Jefatura Superior de Policía de Aragón inspeccionan este jueves el bar Tocadiscos de Zaragoza, donde en diciembre de 2017 Víctor Laínez fue agredido mortalmente a manos presuntamente de Rodrigo Lanza a consecuencia de unos tirantes con la bandera de España que solía vestir el primero.

La juez instructora del caso, Mercedes Terrer, ha ordenado practicar esta diligencia a petición del abogado defensor de Lanza, Endika Zulueta, para que tanto él como los otros dos abogados personados en la causa, Juan Carlos Macarrón, en representación de la familia de la víctima, y David Arranz, por el partido Vox, puedan examinar en persona el establecimiento y hacerse una idea más clara de cómo se desencadenaron los hechos que terminaron con tan trágico resultado.

En su auto, la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Zaragoza pide a los policías de la unidad Científica que presten especial atención al habitáculo existente entre las dos puertas de entrada al local y que analicen tanto la estructura del establecimiento como su distribución y dependencias.

Víctor Laínez falleció el 12 de diciembre de 2017 tras permanecer cuatro días en coma a consecuencia de varios traumatismos craneoencefálicos y faciales. El hombre, de 55 años, fue agredido en el bar Tocadiscos de la calle de Heroísmo por Rodrigo Lanza , quien permanece en prisión provisional como presunto autor de la muerte del vecino de la Magdalena.

Según las declaraciones de varios testigos, Laínez fue atacado después de que Lanza se acercara a hablar con él a la barra del bar e intercambiaran varias palabras, como que el primero era un facha o un fascista y este le contestara algo en relación con su nacionalidad chilena. Rodrigo Lanza había entrado con dos chicas y un amigo al local y este último le había comentado que Laínez era conocido en el barrio por ir con unos tirantes con la bandera de España.

Lanza alega que actuó en defensa propia porque Láinez exhibió una navaja. El arma nunca fue encontrada en el local ni en las inmediaciones, aunque hace unos días una persona se ha puesto en contacto con Endika Zulueta para decirle que halló supuestamente una navaja cinco días después de la agresión a 450 metros del bar donde ocurrió, aunque no comunicó el hecho a la Policía. Siete meses después se lo ha dicho al abogado defensor.  

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión