Despliega el menú
Zaragoza

La mitad de los vecinos de San Pablo pasa frío en invierno y el 25% convive con plagas

Los resultados se extraen de la iniciativa ‘El semáforo de San Pablo’, a través de la cual los vecinos del barrio han respondido a distintos ítems para evaluar cómo es su estado de salud.

La suciedad, el ruido y el estado de las viviendas son algunas de las quejas de los vecinos de San Pablo
La mitad de los vecinos de San Pablo pasa frío en invierno y el 25% convive con plagas
L. M.

Los que frecuentan a diario las calles de San Pablo las perciben sucias debido a la escasez de papeleras y a que los contenedores de basura no son accesibles por la estructura del propio barrio. El ruido es una de las principales molestias que sienten los vecinos, y entre sus demandas destaca promover en San Pablo un entorno “amigable” con espacios verdes y amplios que faciliten la práctica de deporte y que los niños salgan de sus casas para jugar. El estado de las viviendas es otro aspecto a mejorar. La mitad de los residentes en San Pablo dicen pasar frío en invierno por ausencia de calefacción y uno de cada cuatro convive con plagas.

Todos estos asuntos aparecen en rojo en ‘El semáforo de San Pablo’, una iniciativa promovida por el Consejo de Salud del Gancho a través de la cual se ha pedido a los vecinos que evalúen en rojo (negativo), ámbar (intermedio) y verde (positivo) distintos ítems del barrio, como los equipamientos, las condiciones de las viviendas o el estado de las calles. La finalidad es trazar una mirada de San Pablo en clave de salud y descubrir qué aspectos hay que mejorar y qué fortalezas hay que potenciar para aumentar la calidad de vida de los residentes.

“Nos ha sorprendido mucho la implicación del vecindario, teníamos previsto realizar unas 600 encuestas para tener datos significativos, pero hemos conseguido más de 1.000”, señala Rosa Macipe, pediatra del Centro de Salud de San Pablo e integrante del Consejo de Salud del Gancho. Los impulsores del proyecto ya han analizado las opiniones de los vecinos y ahora están trabajando en pequeños grupos del barrio para presentar los resultados y hacer una vinculación de cómo lo que arrojan los datos afecta a la salud.

‘El semáforo de San Pablo’ confirma la intuición del Consejo de Salud, y como dice Macipe, “la salud de los vecinos de este barrio depende más bien poco de lo que es el centro de salud, aunque la gente pueda pensar lo contrario, porque es mucho más importante para sentirse bien las condiciones en las que se vive”. De este modo, los aspectos que han sido señalados en rojo dificultan que los vecinos puedan adoptar actualmente hábitos plenamente saludables, y desde el Consejo de Salud van a tratar de revertir la situación.

Las encuestas han evaluado seis bloques: entorno (acceso a medios de transporte, limpieza…), vivienda (presencia de ascensor, el precio de los alquileres…), servicios (comercios,  colegios…), estilos de vida (alimentación, consumo de drogas…), convivencia (seguridad, relaciones entre el vecindario…) y nivel de participación de cada encuestado en San Pablo. En ellos, no todo es negativo y se ha encendido más de un semáforo verde.

“Lo más positivo de este barrio es la convivencia, y también el sentimiento de pertenencia. Los que residen en estas calles se sienten de aquí, les gusta San Pablo y se ven identificados”, cuenta la pediatra. El centro de salud en el que trabaja también ha sido bien valorado, igual que otros servicios como los colegios o el transporte. En ámbar aparece la seguridad, lo que quiere decir que “los vecinos no perciben este barrio como plenamente inseguro, una fama que tiene de cara al exterior”, matiza Macipe.

Los promotores del proyecto van a elaborar un vídeo en el que se analizarán los seis ámbitos definidos en las encuestas para mostrar públicamente los resultados y vincularlos con la salud. Además, ahora se encuentran inmersos en la organización de un acto con el que se pondrá el broche a ‘El semáforo de San Pablo’, que tendrá lugar el miércoles 27 de junio en la plaza de Santo Domingo. “Estamos echando el resto, queremos devolver todo esto al barrio de una manera lúdico-festiva”, avanza Macipe.

Para ello, prepararán una serie de stands en los que todo aquel que se acerque podrá priorizar entre los asuntos que han salido en rojo aquellos que le gustaría que se resolvieran antes. También se recogerán propuestas vecinales y se elaborará un mural con todos los aspectos positivos que han salido, porque “este es un barrio pequeño en el que la gente te cuida y te conoce, y eso es algo bueno para la salud que tenemos que tener presente”, explica la pediatra. Teatro Indigesto será el encargado de dinamizar la jornada.

Etiquetas
Comentarios