Zaragoza
Suscríbete por 1€

Condenada a 6 años de cárcel por torturar con ensañamiento a una vecina de Sabiñánigo

La acusada y otras dos personas, ya juzgadas, le metieron la cabeza en agua y le causaron graves quemaduras con hierros candentes para exigirle dinero.

La acusada, Jéssica Vidal Verdaza, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
La acusada, Jéssica Vidal Verdaza, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
José Miguel Marco

Las torturas a las que Jéssica Mirella Vidal Vernaza sometió a una vecina de Sabiñánigo en un piso de la plaza Roma de Zaragoza le van a costar seis años de prisión. Así lo ha decidido la Audiencia de Zaragoza, al condenar por delitos de extorsión y lesiones agravadas y con ensañamiento a la acusada, de 25 años. Por estos mismos hechos fueron juzgadas y sentenciadas antes otras dos personas: Saúl Plana, exnovio de la encausada y sobre el que recayó una pena de 8 años de cárcel, recurrida ante el Tribunal Supremo; y una menor, que reconoció su participación que pactó una sentencia de conformidad.

Según el tribunal, el único fin de los tres agresores era aprovecharse de la "inteligencia límite" de la víctima para sacarle dinero. Para ello, empezaron por ganarse su confianza, aparentando ser sus amigos y no unos simples extorsionadores. Pero los tres condenados no se conformaron con las cantidades que esta mujer empezó a entregarles convencida de que el dinero era para una banda latina. Y no dudaron en recurrir a la violencia física y psíquica.

Como recuerda la sentencia, hubo un día en que estas personas cruzaron el límite. Fue el 19 de marzo de 2015, fecha en la que se llevaron a la vecina de Sabiñánigo a una vivienda de Las Delicias y tras asestarle una serie de golpes intimidatorios calentaron un cuchillo, una lima y un abrebotellas para torturarla. Según el informe forense, la víctima presentaba quemaduras hasta en siete partes distintas del cuerpo: brazos, piernas, pies... Para los magistrados, está claro que al causar estas graves heridas a la mujer sus agresores actuaron con ensañamiento. "Pues resulta evidente que se emplearon medios directamente dirigidos a incrementar el dolor de la víctima", indican.

Con la cabeza bajo el agua

Pero el calvario de la mujer no acabó con las quemaduras, ya que sus supuestos amigos le metieron hasta diez veces la cabeza en un cubo con agua para hacerle creer que estaban dispuestos a asfixiarla. La última condenada, Jéssica Mirella Vidal, declaró durante el juicio celebrado el pasado lunes que ella nada tuvo que ver con estos últimos hechos.Pero el tribunal entiende que los tres acusados actuaron de forma conjunta y con idéntico propósito.

Estas lesiones y sus importantes secuelas no fueron denunciadas por la víctima hasta bastante tiempo después. De hecho, tuvo que ser el hombre con el que inició meses más tarde una relación sentimental quien le convenciera de que no podía pasar por alto semejante atrocidad. La mujer le hizo caso e informó de lo sucedido en el cuartel de la Guardia Civil de Sabiñánigo.

Además de la pena de prisión, la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Zaragoza impone a los dos adultos condenados la obligación de indemnizar a la denunciante con un total de 36. 120 euros.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión