Despliega el menú
Zaragoza

A subasta el solar de las Piedras del Coso... con muralla romana incluida

Hace más de una década que se acometió el derribo del inmueble situado en el número 101 del Coso.

Solar del Coso 101 que ha sido subastado.
Solar del Coso 101 que ha salido a subasta
P. P

Este mes ha salido a subasta el solar situado en el número 101 del Coso de Zaragoza. Hace esquina entre el Coso y el Coso Bajo, en la zona que antiguamente se conocía como 'las Piedras del Coso' y que en los últimos años ha sido foco de polémica en no pocas ocasiones.

Para empezar porque hace ya una década que se acometió el derribo del inmueble que lo ocupaba y desde entonces todos los proyectos han ido cayendo en el olvido por unos motivos u otros. En este tiempo, la chapa metálica que lo cubre se ha convertido en un elemento más del paisaje urbano de la zona. Incluso los andamios, que ya fueron retirados, ocuparon durante meses y meses parte de la acera y del carril bici convirtiendo la zona en un punto negro destacado en varias ocasiones por el colectivo ciclista de la ciudad.

La subasta dio comienzo el pasado día 3 de mayo a través del portal web específico del Boletín Oficial del Estado y los promotores interesados tienen hasta el día 23 de este mismo mes para presentar sus ofertas. Según figura en la información facilitada por la Agencia Estatal, la subasta está valorada en 700.000 euros, aunque no se ha fijado una puja mínima. Eso sí, el importe del depósito es de 35.000 euros.

Lo que iba a ser y no fue

El mítico solar del Coso 101 tiene una superficie de 140 metros cuadrados y fue en octubre de 2007 cuando se tiró la casa que lo ocupaba y salió a la luz parte de la muralla romana de Zaragoza. Entonces, una promotora privada tenía previsto construir un bloque de viviendas, pero la aparición de los sillares y los estudios arqueológicos posteriores propiciaron el retraso de los acontecimientos.

No fue hasta cuatro años después, en octubre de 2011, cuando se iniciaron los trabajos para levantar un edificio de cinco plantas sobre ese solar. La constructora contaba con los permisos pertinentes de Patrimonio y su idea era proteger los restos arqueológicos y conservarlos, tal y como se había hecho en el edificio sito en el solar anexo, en el número 99 del Coso, donde también aparecieron importantes restos de la muralla.

El plan del grupo Artal era que los restos de la muralla pudiesen verse desde la planta baja mediante un suelo acristalado y focos que alumbrasen los sillares. Sin embargo, al poco tiempo cesaron los trabajos y el terreno volvió a convertirse en un solar sin proyecto.

La subasta que está ahora en marcha podría ser la oportunidad idónea para devolver a la vida este céntrico espacio. Y quizás, cuando deje de ser un solar y se convierta en edificio, pueda volver a colocarse la antigua placa con la inscripción que indicaba que allí terminaba la ciudad de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios