Zaragoza
Suscríbete

El líder de los latinos DDP en Zaragoza no irá a prisión por pegar en la cabeza a un joven con una pitón de hierro

El pandillero, de 21 años, tiene pendientes otros dos juicios en los que le piden nueve años de cárcel: uno de ellos por apuñalar a un menor en la plaza de Salamero durante una riña tumultuaria entre bandas.

La banda latina Dominican Don't Play fue ilegalizada por el Tribunal Supremo. Es la única que todavía tiene cierta actividad en la capital aragonesa.
La banda latina Dominican Don't Play fue ilegalizada por el Tribunal Supremo. Es la única que todavía tiene cierta actividad en la capital aragonesa.
HA

Al que la Policía considera cabecilla de la banda latina ilegalizada Dominican Don’t Play (DDP) y uno de sus miembros más peligrosos en Zaragoza, Alejandro P. L., no volverá de momento a prisión. El pandillero, de 21 años, se enfrentaba este miércoles a una pena de hasta tres años de cárcel por asaltar a dos chavales en la calle de San Juan de la Cruz y causar un traumatismo craneal a uno de ellos con una cadena de hierro tipo pitón. Sin embargo, un acuerdo in extremis con la Fiscalía y la acusación particular permitió al delincuente eludir su regreso al centro penitenciario de Zuera –por donde pasó hace poco por apuñalar a un menor en la plaza de Salamero–, ya que al reconocer los hechos e indemnizar con 450 euros a la víctima su condena se vio reducida a un año medio de cárcel. Y no tendrá que cumplirla a menos que vuelva a delinquir en el plazo de tres años.

Los hechos que los que se juzgaba a Alejandro P. L. se remontan al 20 de diciembre de 2015, fecha en la que fue detenido junto a su hermano Reynaldo P. L. –al que constan al menos otras diez reseñas policiales por amenazas, robo con violencia, resistencia a la autoridad, lesiones y asociación ilícita– y un amigo de ambos, Héctor S. M. –con un único antecedente por desobediencia–, como presunto autor de las lesiones sufridas por dos jóvenes de 21 y 24 años. Según manifestaron entonces las víctimas, caminaban tranquilamente por la calle cuando se cruzaron con Alejandro P. L. y Héctor S., que se encararon con ellos y tras una serie de amenazas comenzaron a propinarles toda suerte de golpes. A la agresión se sumó poco después el hermano del cabecilla de los DDP, que vivía muy cerca y fue avisado para que bajara.

La intervención de una patrulla de la Policía Nacional evitó que la paliza tuviera consecuencias mayores, ya que, al verles, los agresores se dieron a la fuga abandonando en su huida la cadena de hierro que habían utilizado para abrir una brecha en el cráneo al más joven de los chavales. Cuando los agentes interrogaron al herido –al que tuvieron que ponerle seis grapas de sutura–, este les explicó que quien le había golpeado con la pitón era Alejandro P. L.: "El más bajito y con cabello a lo afro", dijo. Les contó también que lo conocía de verlo por la zona de San José y que sabía que pertenecía a los DDP.

Por estos hechos, a los otros dos encausados se les han impuesto sendas multas.

Le piden otros 9 años de cárcel

Pero el líder de los DDP, al que defiende la letrada Carmen Sánchez, no ha terminado de saldar cuentas con la Justicia. De hecho, tiene pendiente otro juicio por el presunto apuñalamiento de un menor en la plaza de Salamero el 21 de marzo de 2017. Por aquel enfrentamiento entre bandas fueron detenidas once personas, pero solo Alejandro P. L. fue enviado a prisión provisional como presunto autor material de aquel machetazo por la espalda, por el que ahora la Fiscalía le pide 5 años de cárcel.

El pandillero tiene pendiente otra vista –en la que se enfrenta a otros cuatro años de cárcel– por lesionar a tres hermanos que no quisieron unirse a los DDP.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión