Despliega el menú
Zaragoza

Cosuenda comparte con sus vecinos su recuperado torreón

Tras décadas de lucha, la localidad zaragozana ha celebrado este domingo la recuperación del símbolo del pueblo, que será restaurado.

El alcalde de Cosuenda, Óscar Lorente, muestra las escrituras del terreno, junto a la torre.
Cosuenda recupera la propiedad del torreón de La Lisalta después de medio siglo
HA

La localidad zaragozana de Cosuenda ha celebrado este domingo que el símbolo del pueblo, el torreón de La Lisalta, vuelve a ser de propiedad municipal tras décadas en manos privadas, y que ya tiene un proyecto de restauración que frenará siglos de deterioro.

Han sido necesarias cinco décadas desde que el Arzobispado de Zaragoza vendiera el solar donde se ubica el torreón y más de 20 años desde que el Ayuntamiento de Cosuenda tratara sin éxito de adquirir la propiedad.

El detonante para que cambiara el rumbo de los acontecimientos fue una nueva venta a otro particular en 2013, que generó la indignación en los vecinos después de que el anterior Gobierno de Aragón no hiciera uso del derecho de retracto y tanteo en favor del Consistorio.

La única solución que le quedó al pueblo fue iniciar un expediente de expropiación, ya concluido en favor del municipio, que ya ostenta oficialmente la propiedad de este monumento, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2006.

Para celebrar el feliz desenlace tras décadas de lucha, el Ayuntamiento de Cosuenda ha organizado un acto donde ha entregado a los vecinos copias del documento oficial que acredita la titularidad del solar y donde ha explicado los pasos a seguir para que la recuperación sea total.

Allí, el alcalde, Óscar Lorente, ha dado cuenta de los más de mil folios de expediente acumulados desde que, a su llegada al Ayuntamiento en 1995, se intentara recuperar La Lisalta.

"Después de medio siglo de deterioro, lo que hay que hacer es arreglarlo", ha manifestado, para lo que el proyecto ya ha pasado por los trámites pertinentes.

Lorente se muestra "convencido" de que las administraciones sí que van a ayudar a Cosuenda esta vez y plantea acceder al plan de restauración para bienes de titularidad municipal que prepara la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), así como que el Gobierno autonómico incluya partidas presupuestarias a partir de 2019.

El coste estimado de la restauración rondaría los 150.000 euros, se haría en varias fases en función de la disponibilidad presupuestaria y el alcalde prevé que "en dos o tres años" pueda estar concluida.

El proyecto plantea que se comience por restaurar la parte de arriba del torreón, la más deteriorada, donde propone una reconstrucción y la colocación de un tejado para proteger el edificio y que no sufra más daños.

Cuando se finalice con la torre, sería el momento del resto de la parcela, donde procede una excavación arqueológica, ya que se espera que pueda emerger la planta de la antigua iglesia de la localidad, así como diferentes elementos como orfebrería, cerámicas o incluso un antiguo cementerio que se cree que debe estar situado en la zona.

Por su ubicación, en lo alto del pueblo, el recuperado monumento se convertiría en un privilegiado mirador de la Sierra de Algairén, en la que se encuentra Cosuenda, y de buena parte de la provincia.

La Lisalta es lo único que permanece en pie del antiguo castillo de la localidad, mandado construir en el siglo XIV ante las amenazas de invasión castellana y del que apenas quedan unas ruinas muy erosionadas, ha explicado a EFE la historiadora local Cristina Arnal.

El torreón, de estilo gótico toledano y con detalles mudéjares, era la antigua torre de la iglesia, y alrededor de ella se asentaba la mayor parte de la población, que en los últimos siglos se ha trasladado al valle, junto al río.

Etiquetas
Comentarios