Zaragoza

Pedro IV regresa a la Aljafería y dragones de colores toman los patios del Pignatelli

Hoy y mañana continúan los días de puertas abiertas, teatrillos y animación en la sedes de las principales instituciones aragonesas con motivo de San Jorge.

Abú Yaáfar al-Muqtádir, rey de la taifa de Saraqusta, recibía ayer a los visitantes del palacio de la Aljafería.
Abú Yaáfar al-Muqtádir, rey de la taifa de Saraqusta, recibía ayer a los visitantes del palacio de la Aljafería.
guillermo mestre

Cuentan que Pedro IV el Ceremonioso no soltaba su puñal ni a sol ni a sombra. Ayer, pese a tener que ejercer de anfitrión ante cientos de curiosos en su palacio de la Aljafería, tampoco se desprendía del pequeño cuchillo con el que iba señalando que si las yeserías, que si los blasones, que si los floridos naranjos del patio... No solo el monarca cristiano explicaba a los visitantes los pormenores del recinto, sino que también su esposa, Leonor de Sicilia, y el rey de la taifa de Saraqusta, Abú Yaáfar, quisieron participar en la jornada de puertas abiertas en vísperas de San Jorge.

Los niños conquistan los patios del Pignatelli

Cientos de zaragozanos pasaron ayer por la sede de las Cortes para disfrutar de estas visitas teatralizadas, así como de un concierto de la Camerata del Conservatorio Superior o de la reedición del mural grafitero y colectivo, con los monitores de Asalto, que se confeccionó en el foso del palacio. Al arte urbano le sucederá hoy un concurso de pintura rápida, cuyo primer premio –ojito– son 900 euros.

La capilla de San Martín se ha reservado para los talleres de los más pequeños, que ayer podían colorear las mudéjares estrellas de ocho puntas y hoy probarán suerte con los atauriques. "Son decoraciones florales características del arte islámico, que intentaremos plasmar con rotuladores", explicaba la educadora Beatriz Fernández, mientras indicaba a los pequeños que el palacio es patrimonio de la Humanidad y eso "significa que lo tenemos que cuidar entre todos".

Hoy y mañana continuarán las actividades en la Aljafería, que cuentan este 2018 con dos interesantes novedades. Por un lado, los visitantes pueden descargarse una aplicación en sus teléfonos móviles y, en algunos puntos señalizados, aparecen fotografías antiguas –del archivo de la agencia EFE– con las que se rememorar hitos históricos. Por otro, un espectáculo de luz y color sirvió anoche para estrenar la nueva iluminación exterior del palacio. Durante unos minutos la torre del Trovador se tiñó de morado (reivindicando el día de la mujer), de azul (por el día de Europa), de rosa (contra el cáncer) para acabar brillando con los colores de la bandera de Aragón. La presidenta de las Cortes, Violeta Barba, estuvo presente en las celebraciones, así como  el nuevo Justicia, Ángel Dolado (aunque casi de paisano) y un buen número de aficionados al fútbol sala (reconocibles por sus bufandas) que han recalado a orillas del Ebro para disfrutar de la fase final de la Copa de Europa.

Juegos tradicionales

Ya en horario vespertino las actividades lúdicas previas a San Jorge se extendieron también por el edificio Pignatelli, donde –incluso a pesar de que el horario coincidía con el partido del Real Zaragoza– hubo filas a las puertas para disfrutar del menú cultural. Se pudo disfrutar de los juegos tradicionales de Monreal y de Torrijo de la Cañada (hoyetes, herradura, bolinches y birlas), de los talleres de caligrafía medieval y de pintacaras de gárgolas. También en la sede del Gobierno de Aragón se viajó en el túnel del tiempo y por los distintos patios se pudo ver pasear a la reina Petronila o a Alfonso I el Batallador, que volvió a ser entronizado por obra y gracia de los Caballeros de Exea.

Los rincones más animados, como es costumbre, fueron aquellos en los que la chiquillería aprovechó para liberar tensión, echar cuatro carreras y dar unos cuantos gritos. Es lo que sucedió con las acrobacias que pusieron en práctica con la compañía de circo Arturo Peliagudo o durante la confección de una suerte de dragones de colores (que parecían más bien siluros) a los que hicieron bailar por los jardines y a ritmo, por ejemplo, de las terribles tempestades del ‘barquito resalao’ que sacaron a pasear las gentes de Caleidoscopio Teatro.

Más formales, los adultos pudieron disfrutar de los puestos de las casas regionales y de la nostalgia que producen los diez años de la Expo, pues en la Sala de la Corona se han reunido algunos elementos de la cabalgada del Circo del Sol y la jota de ‘Saura meets Berna’ que se proyectaba en el pabellón de Aragón. Por descontado, las citas que más interés despertaron fueron los conciertos del patio central, donde se pudo escuchar –entre otros– a María José Hernández y UV Ultravioleta.

La fiesta sigue hoy y mañana. La sede del Gobierno de Aragón vuelve a abrir sus puertas hoy en horario de 10.00 a 22.30. Las actividades se extendieron en torno a cinco patios y otros dos espacios (los jardines y la Sala de la Corona). Por su parte, la Aljafería y el hemiciclo de las Cortes pueden visitarse, como ayer hicieron 2.692 personas, a partir de las 10.00.

Los reclamos. Los aniversarios del Archivo de la Corona de Aragón, de la Expo de 2008 y el centenario de Ordesa son estos días los ejes de la programación de San Jorge en el Pignatelli.

Nuevas luces. La Aljafería estrenó ayer nueva iluminación exterior que, además de resaltar la riqueza monumental del palacio, permite reducir en un 75% el consumo energético. La ha instalado la empresa aragonesa Aneumled y ha costado unos 100.000 euros.

Etiquetas
Comentarios