Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

La yincana 'La Agüela' llena de diversión en grupo María de Huerva

Más de mil 'geocachers' procedentes de diferentes países se citan este fin de semana en la localidad zaragozana en el marco de este evento con carácter internacional.

Participantes de la yincana.
Participantes de la yincana.
MEGA Evento: La Agüela.

Eduardo Leché y Jenny Santamaría -él, trabajador social; ella, enfermera- son una pareja de María de Huerva a la que le gusta disfrutar de las actividades al aire libre en familia y con niños. "Nos aficionamos al 'geocaching' como el que se aficiona a subir al Pirineo o a hacer esquí, y partiendo de ahí decimos lanzar este evento en nuestra localidad para que nos reconozcan en Estados Unidos -donde surgió esta modalidad de juego- como una cita internacional más", explica la pareja.

El 'geocaching', según describen los organizadores de este evento, es una especie de yincana que consiste en esconder y encontrar "tesoros" en cualquier lugar, con la ayuda de un GPS. Pero el objetivo final de esta actividad -manifiestan- es "disfrutar de la experiencia a través de un recorrido". En esta edición, una ruta senderista de 5 kilómetros apta para toda la familia alrededor de la ribera del Huerva.

Desde este viernes, más de mil aficionados al mundo del 'geocaching' se darán cita en la localidad zaragozana para participar en el segundo acontecimiento de estas características que se organiza en Aragón bajo el nombre de 'La Agüela'. Una cita que ha superado todas las expectativas previstas, hasta el punto de que durante el fin de semana se desplazarán a la localidad zaragozana aficionados de Italia, Alemania, Portugal, Inglaterra, Francia, Suiza, Andorra, Argentina, Estados Unidos y de diferentes puntos de España.

"Aquí no hay límite de participantes; simplemente hay que inscribirse en la página de geocaching.com, buscarse un nombre de equipo y desplazarse hasta la localidad", indica Eduardo, quien junto a su pareja, Jenny, llevan ocho meses organizando este proyecto que ha contado también con la ayuda desinteresada de varios voluntarios de la zona. "Hasta el momento ya hay inscritos 560 equipos, lo que ha originado que todas las plazas hoteleras de María de Huerva y de sus alrededores estén totalmente copadas", informa Eduardo, quien considera que la actividad se ha convertido también en un "motor turístico" para la zona, pues en la anterior edición reunión a cerca de mil personas.

Durante este fin de semana, además del propio 'geocaching', han organizado también otro tipo de actividades gratuitas, como el Geo Campus (un taller de formación en orientación, geología y medio ambiente) o el 'Mystery Camp' (taller de resolución de claves cifradas y encriptados para obtener coordenadas finales de los cachés -las cajitas escondidas-).

Además, y dado que este es un juego "especialmente familiar", se ha organizado una ruta senderista por los alrededores de María de Huerva, así como una 'Geogymkana', varios talleres espectáculo y animaciones infantiles que pueden consultarse a través de la web oficial del evento www.mega.laaguela.es.

El II Evento Internacional de 'Geocaching en Aragón' cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de María de Huerva y el trabajo desinteresado -subrayan- de un buen número de personas que conforman distintos equipos 'geocachers' locales.

¿Qué es y dónde nace el 'geocaching'?

El 'geocaching' es un juego de búsqueda por coordenadas GPS que tiene sus orígenes ligados a la ciudad de Portland, en Estados Unidos. "La idea principal es disfrutar de la aventura de encontrar unos recipientes, llamados coloquialmente 'cachés', que están escondidos con mayor o menor grado de mimetismo con el entorno, y el objetivo es compartir esa experiencia", explica Eduardo.

En la actualidad, esta modalidad de juego que combina la tecnología con la aventura al aire libre se ha convertido para muchos en una "divertida manera" de explorar y conocer otros lugares. "Se puede incluir el 'geocaching' en cualquier salida, incorporarlo a la práctica del senderismo, montando en bicicleta, para conocer una nueva ciudad o incluso como parte de una clase de Educación Física", proponen los organizadores.

El 'caché' más sencillo consiste en una cajita hermética en cuyo interior se encuentra una pequeña libreta o una hoja para que quien lo encuentre firme su visita y registre su hallazgo, pero también pueden contener pequeños artículos de intercambio, como canicas, cochecitos de juguetes, pinturas, chapas, etc. Instrumentos que, a juicio de los impulsores aragoneses de esta iniciativa, hacen "aún más divertida la experiencia para los más pequeños".

"Hay tres millones de cajitas escondidas por todo el mundo y cualquier 'geocatché' las puede esconder. Lo que recomendamos es que no sean ni contenedores de cristal ni de hierro -que se pueden romper u oxidar-, por evitar riesgos", matiza Eduardo, quien añade que lo más habitual es encontrar pequeños detalles, como juguetes de los críos, algo que siempre sea "amable" hallar. 

El juego, aseguran, no es competitivo. Nadie se lleva nada por encontrar la cajita primero. La recompensa la da la experiencia de disfrutar de un buen rato en familia o con amigos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión