Zaragoza

La plantilla del autobús vota si va a la huelga mientras empresa y comité buscan un acuerdo

La negociación entre las partes se retoma hoy tras suspenderse anoche después de 15 horas en el SAMA. Mientras tanto, los trabajadores deciden si respaldan los paros.

La plantilla del autobús vota hoy si va a la huelga mientras empresa y comité buscan un acuerdo
Oliver Duch

La posible huelga del autobús urbano se decidirá hoy en un doble frente: por un lado, en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA), la empresa y los trabajadores retomarán una negociación que se suspendió la pasada madrugada tras más de 15 horas. Por otro, en las cocheras de la carretera de Castellón los empleados están llamados a votar si secundan o no los paros parciales, en caso de que el diálogo en el SAMA se cierre sin acuerdo. Si finalmente se produce, la huelga afectaría al servicio desde mañana y durante los tres próximos fines de semana, entre las 13.00 y las 16.00.

Sería, por tanto, una huelga un tanto ‘light’, que tendría menores afecciones al ciudadano que la última, al tratarse de una convocatoria limitada en el tiempo a seis días -y no indefinida, como en otras ocasiones-, y centrada en los mediodías del fin de semana, un momento en el que el uso del autobús urbano es mucho menor que los días laborables. La afección exacta, no obstante, dependerá de los servicios mínimos que decida hoy el gobierno municipal, que ayer ya tenía preparado el decreto.

Este jueves, los trabajadores y la empresa se intercambiaron varios documentos a lo largo del día, pero no llegaron a un acuerdo con los cuadros de marchas, que era el fundamental conflicto. Ambas partes entraron al SAMA a las 10.15 y firmaban el acta de final de la sesión pasada la 1.00. Fue una negociación llena de recesos y sin avances significativos que pudieran hacer vislumbrar un pacto, pese a que se intercambiaron propuestas y contrapropuestas.

Según fuentes de ambas partes consultadas, las 15 horas de negociación de ayer no sirvieron para lograr cerrar acuerdos sobre sus discrepancias. Este viernes, a las 10.30 abrirán una nueva sesión para buscar un pacto in extremis.

Mientras tanto, los trabajadores estarán votando si respaldan la convocatoria de huelga. Desde las 4.30 de la pasada madrugada y hasta la medianoche de este viernes, todos están llamados a pronunciarse. Los sindicatos del comité de empresa votaron en su día a favor de los paros, aunque algunos admitieron más tarde que había motivos para no secundar una iniciativa que partió del CUT, que es el sindicato mayoritario y que, pese a ello, no ostenta la presidencia del comité actualmente.

Organización interna

En este caso, y a diferencia de anteriores convocatorias de huelga en el autobús urbano de Zaragoza, el conflicto laboral no viene por las reivindicaciones económicas de los trabajadores. Los sindicatos reclaman cambios en los cuadros de marchas, que son los documentos que fijan las frecuencias que deben cubrir los conductores a lo largo de su jornada laboral.

Piden que se garanticen las pausas de los trabajadores entre viaje y viaje, así como que se hagan los relevos a la hora y se cumpla el momento de entrada a las cocheras, que es lo que marca el final de su horario. También solicitan a la empresa "que ponga encima de la mesa los datos en los que se basa para decir que las líneas van bien", así como un compromiso de limpieza de los baños que se han instalado al final de las líneas, y que se entregue "el listado por categorías de los trabajadores del taller".

La empresa, por su parte, defiende que en octubre de 2017 ya aplicó un cambio en los horarios de la plantilla, y que esta modificación "ha supuesto más tiempo para cada trayecto y mayor descanso para los conductores al final de cada expedición". Según ha manifestado Avanza Zaragoza, el comité "todavía no ha podido demostrar" ningún caso en los que no haya habido "tiempo de viaje para cumplir el horario razonablemente".

Etiquetas
Comentarios