Despliega el menú
Zaragoza

El autobús eléctrico hecho en Zaragoza que no recorrerá (de momento) la ciudad

Un proyecto del Circe ha desarrollado un autobús que se carga sin cables, por inducción con el asfalto con bobinas soterradas. Se ha probado en Málaga, pero de momento no lo hará en Zaragoza.

El bus eléctrico desarrollado por el Circe
El autobús eléctrico hecho en Zaragoza que no recorrerá (de momento) la ciudad
Raquel Labodía

El Ayuntamiento de Zaragoza ha dado este mes de abril un paso adelante en su intención de promover un sistema de bus urbano más sostenible y moderno. Durante lo que queda de año se probarán en la ciudad hasta cinco modelos distintos de vehículos híbridos y eléctricos con el fin de remodelar la vetusta flota de la contrata en la ciudad, que ya recibió a comienzos de año una primera renovación con la llegada de 32 buses híbridos.

Entre los proyectos planteados se encuentra un modelo de la empresa BYD que ya circula desde hace unos días por la línea 38. Otro de los modelos que se probarán son unos 'híbridos escalables' de la compañía Vectia, los buses eléctricos de la empresa Irizar que ya funcionan en otras ciudades, y por último en el tramo final del año unos buses de la marca china King Long y un nuevo modelo de Irizar denominado i2 completamente eléctricos.

Entre las tecnologías seleccionadas por el Ayuntamiento junto con la concesionaria Avanza para implementar este paso a lo eléctrico en las líneas de buses se encuentra también la instalación de una línea completa donde los buses se cargarán mediante un sistema de pantógrafos. Estos dispositivos, una especie de brazos a los que se conectará el bus, funcionarán en sus finales de línea permitiendo la carga rápida de los mismos en estos descansos sin interferir el horario de los trayectos.

Todos estos sistemas y modelos suponen el presente de los buses eléctricos para que su puesta en marcha pueda llevarse a cabo de forma rápida en la ciudad. Sin embargo, el Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Circe) de la Universidad de Zaragoza, lleva años desarrollando otro sistema que no implica cables ni pantógrafos o infraestructura visible alguna.

Su modelo de bus consiste en un eléctrico puro que se carga por un sistema de inducción mediante una bobina soterrada en el asfalto que le permite cargarse mientras realiza su trayecto. “El sistema que tenemos patentado y hemos desarrollado funciona a 25 centímetros del suelo, aunque la distancia puede ser mayor, sin que haya contacto alguno. El bus se posiciona encima del asfalto en el que se ha insertado el sistema de carga y llena sus baterías”, explica José Sanz, director del Área de Integración de Energías Renovables del Circe. El funcionamiento, para entenderse de forma rápida, es similar a las placas de carga con las que ahora funcionan algunos teléfonos móviles solo con apoyarlos.

El sistema del Circe ha sido testado ya en la ciudad de Málaga gracias a un proyecto financiado por la ciudad y Endesa y en el que también participó la universidad local. Allí se probó durante el año pasado en una avenida en la que había soterradas varias bobinas que permitían que el bus se cargara en movimiento. La prueba, que resultó exitosa, está pendiente ahora de financiación o inversores para la fabricación de vehículos preparados ya que el que se testó fue transformado por el Circe a partir de un autobús eléctrico convencional.

“En nuestra opinión la carga por inducción es el futuro. Aunque requiere una mayor inversión de inicio, no genera infraestructuras visibles que se puedan estropear y se puede usar para que en un momento dado otros vehículos municipales como los camiones de basuras, por ejemplo, también sean eléctricos y se carguen allí. El sistema además está capacitado para dotar energía solo a los vehículos autorizados y es seguro para que viandantes u otros vehículos circulen por encima”, señala Sanz.

A pesar de ser un centro investigador zaragozano, tanto desde el Circe como desde el Ayuntamiento se señala que no ha habido conversaciones concretas para probar este sistema en la capital aragonesa. Fuentes municipales explican que de cara a esta reconversión hacia lo eléctrico se seleccionó junto con Avanza modelos que pudieran ponerse a funcionar de la forma más inmediata posible y que por ello se ha recurrido a BYD, el mayor proveedor mundial en el sector, o Irizar, también usado ya en otras urbes. Pese a esto, desde el Consistorio se señala que no se descarta esta tecnología a futuro para implementar de alguna forma en la movilidad municipal.

La tecnología de carga por inducción ya se ha probado con éxito en Madrid, que el pasado mes de diciembre inauguró la primera línea de buses 100% eléctrica de España con este sistema desarrollado en su caso por su empresa municipal de transportes. El Circe por su parte, más allá de Málaga, está actualmente en conversaciones con varias ciudades, algunas de ellas fuera de Europa, para seguir probando su modelo.

Etiquetas
Comentarios