Despliega el menú
Zaragoza

La fotografía del matrimonio de Las Fuentes vuelve a casa

Una vecina del barrio reconoció a su hermana en el escaparate del establecimiento zaragozano.

La fotografía que buscaba a sus dueños
La fotografía del matrimonio de Las Fuentes vuelve a casa
C. I.

El pasado lunes contábamos la iniciativa de la tienda Enmarcaciones Boran del zaragozano barrio de Las Fuentes. Su dueña, Reyes Andrés, decidió sacar una instantánea extraviada con un cartel en el que se preguntaba a los vecinos del barrio si conocían a sus protagonistas.

Aunque es una cosa que sucede de manera puntual, Andrés aseguraba que esta foto era diferente. “Se trata de una fotografía antigua, en blanco y negro, que puede ser de los años 60 o 70 y en la que aparecía un matrimonio joven el día de su boda”, explicaba en aquel momento.

La historia comenzó el pasado mes de junio, cuando un hombre de avanzada edad se acercó hasta el establecimiento para solicitar que enmarcasen la fotografía. Antes de irse, y tras elegir un marco, tan solo dejó un número de teléfono y un nombre. Sin embargo, el contacto era erróneo.

“Llamamos en varias ocasiones para avisar de que estaba listo pero siempre nos respondían que allí no vivía ningún Guillermo y que nadie sabía nada de una foto”, recuerda Andrés. Por eso, casi un año después de que nadie pasase por ella, decidió probar con esta iniciativa que ha ocasionado un gran revuelo en el barrio. En la parte superior del marco colocaron un cartel que decía: “Si los conoces, diles que tenemos su foto”.

Hoy, la zaragozana, todavía sorprendida con la repercusión de la iniciativa, asegura que el goteo de gente ha sido constante durante toda la semana, e incluso que son muchos los vecinos que siguen entrando al establecimiento para preguntar qué ha ocurrido con la foto.

Finalmente, este miércoles por la mañana se acercó hasta la tienda la hermana de la protagonista de la foto. “Estaban muy agradecidos y muy sorprendidos con todo lo ocurrido, pero no esperaban semejante revuelo”, asegura Andrés.

Ya en aquel momento, la dueña del establecimiento aseguraba que se trataba de una foto especial. “Al ser una foto antigua entendimos que debía de tener un gran valor sentimental para ellos, y queríamos que volviera con sus dueños. Su hermana nos explicó que han tenido problemas de salud durante estos meses y no pudieron venir a recogerla, pero lo importante es que ya la tienen”, concluye Andrés.

Etiquetas
Comentarios