Zaragoza
Suscríbete

El Ayuntamiento se ofrece a hacer controles de la calidad del agua de los grifos de los hogares

De los 381 análisis que se hicieron en 2017, solo 6 dieron como resultado que no era apta para el consumo. El problema estaba en las instalaciones de los edificios, no en la red de abastecimiento.

A pesar de las campañas, dejar el grifo abierto todavía es un error muy común.
El Instituto Municipal de Salud Pública hace análisis gratuitos de la calidad del agua del grifo.
Freepik

El Ayuntamiento de Zaragoza ha animado este viernes a los ciudadanos a ponerse en contacto con el Instituto Municipal de Salud Pública (IMSP) para que se hagan controles de la calidad del agua del grifo. El objetivo es evidenciar que es apta para el consumo y atajar los problemas que se pueden producir en algunos casos aislados, en general por deficiencias en las instalaciones de los edificios, no en la red de abastecimiento. De los 381 análisis practicados en 2017, solo 6 tuvieron un resultado negativo.

Este tipo de controles forman parte de las múltiples acciones que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Zaragoza para promocionar el consumo de agua del grifo. Según ha explicado la concejal de Medio Ambiente, Teresa Artigaslos problemas del agua “son minoritarios” y casi siempre se producen por problemas existentes en los propios edificios, como la falta de higiene en los grifos o la contaminación derivada de los materiales de las tuberías.

En total, se hicieron 88 controles en colegios de Zaragoza (las tomas se recogían en las fuentes, en los grifos de las cocinas o en las jarras). De las 176 muestras (grifos) analizadas solo dos no resultaron aptas para el consumo, debido a problemas en las instalaciones de los centros. Por otro lado, se hicieron 55 controles por quejas de los particulares y en dos se detectaron muestras que no eran potables. En todos los casos, el IMSP solucionó el problema con medidas correctoras.

Por otro lado, en septiembre del año pasado se lanzó la campaña para captar voluntarios para analizar el agua de sus grifos. En total, hubo 180 peticiones y hasta hoy se han hecho 150 análisis. También en dos casos hubo problemas en la calidad del agua, derivados de fallos en las instalaciones del afectado. La presencia de níquel y de coliformes (bacterias) eran el problema en todos los casos, aunque en ninguno de ellos de suficiente entidad como para producir problemas graves de salud.

La directora del IMSP, Mercedes Navarro, animó a los ciudadanos a que hagan este tipo de análisis en la calidad del agua. Solo hay que llamar al teléfono 976 726068 o enviar un correo electrónico con sus datos a controlgrifoconsumidor@zaragoza.es. “Es gratuito y si hay cualquier anomalía se hace la recomendación”, ha dicho Navarro, que ha subrayado que en la práctica totalidad de los casos la calidad del agua es correcta. Ha recordado que tras la traída de agua de Yesa se ha reducido la cantidad de calcio y magnesio presente en el agua, por lo que han mejorado las características organolépticas y se ha reducido la necesidad de utilizar cloro.

500 fuentes

Teresa Artigas ha explicado que además de elevar los controles en los hogares, se quieren realizar análisis periódicos de la calidad del agua en las 500 fuentes públicas que tiene la ciudad, especialmente en aquellas que pudieran tener algún problema por ser de fácil acceso para los animales o tener poco uso. Además, la edil ha indicado que el Ayuntamiento quiere aumentar el número de puntos de consumo de agua potable en la calle o en edificios públicos.

En la comparecencia, ha intervenido el concejal y vicepresidente de la sociedad municipal Ecociudad, Alberto Cubero. El responsable municipal ha destacado el incremento de los controles sobre las aguas residuales de la ciudad. En este sentido y tal y como exige la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), ha indicado que desde enero se hacen controles diarios, incluso en domingos y festivos.

Se ha pasado de 350 muestras a 1.200, lo que ha supuesto un aumento de personal (cuatro técnicos auxiliares sanitarios) y del equipamiento técnico (equipos de filtración, placas calefactoras…). Está en fase de adquisición un ICP Masas (espectrofotómetro de masas) para mejorar la detección de metales en las aguas de las depuradoras.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Zaragoza ya ha convocado el concurso para el desarrollo creativo de la imagen de la campaña “En Zaragoza, mejor del grifo”, cuyas bases están publicadas en la web municipal. El premio es de 2.000 euros.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión