Despliega el menú
Zaragoza

Un vecino de Utebo, acusado de tenencia ilegal de explosivos

La Fiscalía solicitó una pena de cuatro años y medio de cárcel, mientras que su defensa, ejercida por el letrado Manuel Enrique, solicitó la absolución.

La Guardia Civil encontró en la vivienda del acusado 55 cohetes de feria,, 7 cartuchos del calibre 12-70 y varios manuales para fabricar explosivos caseros
Un vecino de Utebo, acusado de tenencia ilegal de explosivos

La Audiencia de Zaragoza sentó este martes en el banquillo a Víctor Manuel H. S., un vecino de Utebo que está acusado de un delito de tenencia ilícita de explosivos. Los hechos por los que fue juzgado se remontan a finales de 2016, cuando la Guardia Civil encontró en la vivienda del acusado 55 cohetes de feria (que en total contenía 1.091 gramos de pólvora), 7 cartuchos del calibre 12-70 y varios manuales para fabricar explosivos caseros (entre los que se hallaban algunos de corte anarquista, como uno titulado 'Manual de fabricación de explosivos del guerrillero urbano' y otro documento para ingenieros del Estado Mayor). Junto a estos efectos también se halló un tubo de fontanería con muescas (conocido como pipe bomb o niple), un elemento utilizado por grupos anarquistas en artefactos caseros, según apuntó en la vista oral uno de los Tedax que intervino en la operación policial.

A tenor de los efectos encontrados en el registro, la Fiscalía consideró que Víctor Manuel H. S., que está en prisión desde el 27 de diciembre de 2016, tenía "los materiales idóneos" para fabricar un artefacto explosivo, por ello solicitó una pena de cuatro años y medio de cárcel, mientras que su defensa, ejercida por el letrado Manuel Enrique, solicitó la absolución, así como señaló que los registros en la vivienda del acusado se habían realizado sin su permiso y pidió la nulidad. "Se está intentando meter a mi cliente en la cárcel por la tenencia de 55 cohetes", dijo el abogado.

El acusado negó que su intención fuera construir un artefacto explosivo. Ante el tribunal señaló que los petardos eran los que habían sobrado de unas fiestas patronales de Utebo (él trabajaba en la brigada municipal) y que habían sido inutilizados porque fueron sumergidos en un bidón con agua. Sobre los cartuchos dijo que eran un recuerdo de su abuelo, que había sido cazador, mientras que negó que el tubo hallado en su vivienda fuera suyo. De hecho, Víctor Manuel H. S. apuntó a que fue su excuñado quien puso ese elemento y los manuales en su casa con ánimo de venganza. Preguntado sobre una libreta con anotaciones de pruebas de explosivos que también se halló en el piso de Utebo, admitió que era suya y que databa del año 2008, cuando tenía intención de construir un cohete de aeromodelismo. "Soy una persona con inquietudes. Me interesa la química, la ingeniería...", abundó el acusado.

"Con el material hallado se podía hacer fácilmente un artefacto explosivo", dijo el especialista en explosivos de la Guardia Civil que compareció en la Audiencia, un profesional que negó que la pólvora de los cohetes estuviera inutilizada por haber sido sumergida en agua ("una vez que se seca vuelve a funcionar", señaló)

Etiquetas
Comentarios