Despliega el menú
Zaragoza

La piedra seca de Nonaspe, un atractivo turístico

El área de Patrimonio de la comarca ha inventariado 55 cabañas construidas con esta técnica, de las que se han seleccionado siete en una ruta.

Una de las construcciones en piedra seca que se han incluido en esta ruta turística.
Una de las construcciones en piedra seca que se han incluido en esta ruta turística.
Comarca Bajo Aragón-Caspe

La piedra seca es una técnica constructiva tradicional cuya principal característica es la falta de argamasa. El área de Patrimonio de la comarca Bajo Aragón-Caspe se ha propuesto convertirla ahora en un atractivo turístico para dar a conocer los ejemplos que se conservan en Nonaspe. Este viernes a las 18.30 en el centro polivalente municipal, y aprovechando el día festivo para contar con mayor afluencia de público, se presentará la ruta que se ha elaborado en esta localidad zaragozana.

Se trata de un proyecto en el que se han inventariado y catalogado estas características construcciones del término municipal (55 cabañas de bóveda de cañón de piedra seca). Además, se ha creado una web (que será bilingüe en catalán y castellano), en la que se podrá encontrar toda la información relativa a estos restos tradicionales, incluida su geolocalización para permitir y facilitar su visita.

También se ha elaborado un folleto con un itinerario que engloba un trazado a pie de 8,781 kilómetros con salida y llegada desde el Museo Etnológico situado en el casco antiguo de esta localidad zaragozana, y en cuyo recorrido podremos visitar siete cabañas de piedra seca representativas del tipo de construcción presente en la zona. Esta publicación informativa se repartirá entre los asistentes a la presentación, que contará con metodología audiovisual.

La ruta de piedra seca propone descubrir el paisaje de Nonaspe y visitar vestigios históricos, conocer las tradiciones, la arquitectura y las costumbres de este entorno. La comarca pretende así descubrir un original recorrido por la piedra seca empezando por la cabaña de les Calarisses, un ejemplo "bastante rudimentario, con bóveda de cañón, dintel de madera y boca abierta. La cubierta es de losas y tierra". Entre las construcciones que incluye el folleto que se dará a conocer esta tarde están las cabañas de la Calaforra, Volter 2, Cal Bàcul, Can Nadal, Volter 1 y l’Esquilador.

La comarca del Bajo Aragón-Caspe busca rescatar el rico patrimonio arquitectónico que se conserva en la zona. Tal y como se recoge en el folleto elaborado para dar a conocer esta original iniciativa se pone de manifiesto que "en el caso de Nonaspe, el abandono de tierras agrícolas de pequeña extensión y la llegada del regadío de grandes extensiones de cultivos de frutales ha provocado la destrucción de masías de piedra seca y el abandono de otros tipos de construcciones por una falta de funcionalidad clara. Todo esto agravado por la erosión de la lluvia y el viento y la invasión de vegetación ha dejado muy dañadas algunas cabañas y ha cambiado el paisaje". De esta forma, la ruta permite observar con otros ojos estas peculiares casetas.

Etiquetas
Comentarios