Zaragoza

Expo Zaragoza permite al fin el acceso a la Torre del Agua pero lo restringe a grupos

La entrada al inmueble solo es posible a demanda y gracias a la colaboración de la asociación Legado Expo, que este sábado retoma las visitas a Ranillas hasta el 26 de mayo.

Torre del Agua de Zaragoza.
Heraldo

Sin mucha publicidad y con varios condicionantes, pero la Torre del Agua ha reabierto sus puertas. Expo Zaragoza Empresarial ha cedido al fin y ya permite las visitas al interior del emblemático inmueble de Ranillas aunque, eso sí, limitadas a grupos organizados. La medida llega tras el acuerdo de colaboración alcanzado con la asociación Legado Expo, que se encarga de coordinar y guiar a los interesados en ver de cerca la escultura Splash o las vistas de la ciudad desde sus pisos más elevados.

"Es fruto del buen entendimiento que tenemos desde hace meses con el Gobierno de Aragón", destaca Juan Ibáñez, presidente de este colectivo que vela por la conservación de la memoria y de los activos de la muestra de 2008, que este año celebrará su décimo aniversario. En concreto, las puertas están abiertas para grupos organizados de colegios, empresas o entidades que soliciten la visita a Legado Expo. Dicha petición se traslada a la DGA, que es quien tiene la última palabra para autorizar el acceso a la Torre del Agua.

De momento, este mes ya han disfrutado de la visita dos grupos escolares. El 16 de marzo accedieron al edificio 31 alumnos franceses de entre 16 y 17 años y cuatro profesores como parte del programa de actividades extraescolares del IES Miguel de Molinos, donde se realiza un intercambio con alumnado del centro Lycée Pierre Vives de Carrières sur Seine (París). Solo cuatro días después, los responsables de Legado Expo guiaron a otro grupo de 31 alumnos –también del país vecino– y cuatro docentes que les acompañaban.

Según destacan desde la asociación, la escultura Splash y el resto de las instalaciones se encuentran en muy buen estado, más allá de cierta suciedad por los años de desuso. La Torre del Agua cerró tras el verano de 2008 y solo de manera puntual ha reabierto sus puertas para acoger visitas guiadas o actos comerciales y empresariales.

Peor se encuentran los sótanos, que sufrieron las consecuencias de la importante riada del Ebro de 2015. Tras tres años de esperas, el área de Urbanismo Ayuntamiento de la capital aragonesa ha dado luz verde a su reparación, después de que el pasado mes de enero, la Comisión Provincial de Patrimonio Cultural de Zaragoza autorizara estas mejoras, cuyo valor se estima en unos 300.000 euros.

Los daños que sufrió el inmueble afectaron principalmente a los sistemas de alerta contra incendios. Expo Empresarial redactó el proyecto básico, el de ejecución y el de seguridad en junio del año pasado, más de dos años después de la avenida extraordinaria que causó importantes daños en toda la ribera del Ebro, incluida la de la ciudad. Ahora se espera que se inicien unas reparaciones que previsiblemente estarán acabadas antes del verano.

Con aroma a aniversario

Por otro lado, Legado Expo retoma desde mañana, como viene siendo habitual con la llegada de la primavera, las visitas guiadas al recinto de Ranillas. En esta ocasión, los recorridos y las explicaciones irán enfocadas al décimo aniversario de la muestra que se celebra este año. Tendrán lugar, en grupos de un máximo de quince personas, los sábados 31 de marzo, 7, 14, 21 y 28 de abril, 5, 12, 19 y 26 de mayo.

Las visitas comienza a las 11.30 desde el Acuario fluvial, frente a la Ciudad de la Justicia, y recorren el recinto pasando (sin entrar) por el pabellón de Aragón, el de España, el frente fluvial y las plazas temáticas, el Pabellón Puente y la Torre del Agua. Tienen una duración aproximada de dos horas y son gratuitas, aunque es necesario reservar a través del portal de internet Ticketea.

Etiquetas
Comentarios