Despliega el menú
Zaragoza

Visitas nocturnas a Belchite y veladas bajo las estrellas en la primavera alternativa de los barrios rurales

El programa de ocio juvenil ‘12 Lunas’, promovido por el Servicio de Juventud del Ayuntamiento de Zaragoza, se extiende este año a los barrios rurales.

Estampa nocturna del pueblo de Belchite durante una visita organizada.
Visitas nocturnas a Belchite y veladas bajo las estrellas en la primavera alternativa de los barrios rurales
Ayuntamiento de Belchite

Los jóvenes zaragozanos que residen en barrios rurales están carentes de ofertas de ocio. Así lo demostró un estudio realizado el año pasado en el IES Ángel San Briz de Casetas, en el que estudian habitantes de este y otros barrios como Monzalbarba o Garrapinillos. Los resultados arrojaron que, fundamentalmente los fines de semana y en horario nocturno, sus posibilidades de ocio era mucho más reducidas que las de quienes viven en el núcleo de Zaragoza. A eso hay que añadir las escasas conexiones de transporte, lo que dificulta su disfrute de los recursos disponibles en la capital aragonesa.

Para paliar la situación, el Servicio de Juventud del Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido extender esta primavera su programa de ocio ‘12 Lunas’ a los 12 barrios rurales, aunque la intención es que las actividades tengan un carácter continuado a lo largo de todo el año 2018. “Vemos fundamental que haya recursos pensados específicamente para llevarlos a estos barrios, siempre contando con el apoyo de las Casas de Juventud (de 12 a 30 años)”, cuenta Enrique Gracia, responsable de Casas de Juventud en el Servicio de Juventud del Ayuntamiento de Zaragoza. De este modo, se han destinado más de 80.000 euros al desarrollo de 13 actividades diferentes por barrio rural de acuerdo a las demandas expresadas por los propios jóvenes.

El programa contempla dinámicas en interior, exterior, y en horario tanto diurno como nocturno, porque “tan importante es ofrecer una alternativa de ocio por las noches como motivar a los chavales a que madruguen y realicen actividades beneficiosas para ellos que consoliden hábitos saludables, como deporte o el contacto con la naturaleza”, matiza el técnico municipal. El Servicio de Juventud ya ha cerrado con los educadores de las Casas de Juventud un paquete de recursos para ir programando las actividades en cada barrio, que comenzarán en mayo.

Las primeras previstas consisten en excursiones al rocódromo Dock39 de Puerto Venecia, visitas nocturnas al pueblo de Belchite para descubrir su historia y un ‘pack astronómico’, que consiste en contemplar una noche en Zaragoza las estrellas y viajar a la mañana siguiente al Centro Astronómico Aragonés, ubicado en Huesca. Para facilitar los desplazamientos, se ha establecido que cada autobús recoja a jóvenes de tres o cuatro barrios diferentes, lo que también “ayudará a promover la convivencia entre los chicos y a que conozcan gente de otras zonas de la ciudad”, apunta Gracia.

Estas actividades se enmarcan dentro del apartado de excursiones del programa, en el que también se prevé visitar Zaragoza de la mano de las propuestas de Gozarte, realizar descensos en piragua por el Ebro, paseos a caballo, viajar a Port Aventura, recorrer el circuito de escalada y aventura medioambiental de Morata de Jalón o el Ecoparque El Juncaral, situado en Villanúa. Con la llegada del buen tiempo también se quiere aprovechar para hacer rutas por los barrios rurales de Zaragoza, senderismo y actividades de ‘geocaching’.

En el terreno deportivo, los jóvenes demandan tanto torneos de deportes clásicos (fútbol, baloncesto…) como jornadas de deportes alternativos y minoritarios, en las que jugar al frisbee o practicar watervoley en las piscinas cuando llegue el verano. Las rutas en bici también son muy aplaudidas por los integrantes de las Casas de Juventud, una apuesta especial “para vincularla a objetivos de educación ambiental y de conocimiento del entorno de los barrios”, dice Gracia.

Respecto a las actividades culturales, lo que más se está solicitando “son talleres de circo, cine de verano, teatro de improvisación y todo lo que tiene que ver con la danza, como cursos de breakdance o funky”, explica el coordinador de la iniciativa. En el ámbito lúdico, está previsto realizar en todos los barrios algún concierto nocturno, además de acudir a escape rooms o practicar la realidad virtual, ambas actividades muy en boga. “También tenemos en mente organizar una marcha zombi, pero será para otoño coincidiendo con Halloween”, avanza Gracia.

Aunque la actividad comience en primavera, se prolongará durante todo el año y será especialmente bien recibida en los meses de verano, cuando los vecinos de los barrios rurales manifiestan “que hace falta llenarlos de más movimiento para que los niños y jóvenes no se aburran”. El técnico municipal recuerda que las Casas de Juventud solo cerrarán 15 días en agosto y de manera organizada, e intentarán “que las casas de los barrios próximos tengan turnos contrarios, para que no falte el dinamismo”.

Etiquetas
Comentarios