Despliega el menú
Zaragoza

Los autobuses nocturnos tendrán cámaras de seguridad

ZEC autoriza a Avanza a colocar estos dispositivos, que ya estaban previstos en la oferta con la que ganó la concesión.

La medida se aplicaría en los buhobuses de Zaragoza.
ZEC propondrá que las mujeres puedan bajarse del buhobús lo más cerca posible de su destino
Álvaro Calvo/Heraldo

El gobierno de ZEC autorizó este viernes a la empresa concesionaria del servicio de autobuses, Avanza Zaragoza, la instalación de un sistema de videocámaras de vigilancia en los buses que prestan el servicio nocturno, los denominados búhobuses, al tratarse de una mejora de obligado cumplimiento incluida por el adjudicatario en la oferta que presentó en 2013 para hacerse con el contrato.

Para ello, el gobierno ha tenido en cuenta el informe que emitió la Delegación del Gobierno en Aragón, que indica que los vehículos en los que se plantea instalar el sistema de videovigilancia tienen la consideración de bienes o instalaciones privadas. Por lo tanto, están sometidos a la normativa de seguridad privada y de protección de datos de carácter personal.

Como consecuencia, las videocámaras deberán estar enfocadas hacia el interior de los vehículos, sin que puedan grabar la vía pública.

Según el Ayuntamiento de Zaragoza, "se pone en marcha una mejora importante para la seguridad tanto de los pasajeros como de los conductores que prestan servicio en los autobuses nocturnos". No es la única medida que se puso en marcha para controlar posibles incidentes, dado que ya hace años que se cobra un euro en lugar de 1,35 euros para evitar que los conductores lleven cambios.

Tres años de retraso

La medida llega con tres años de retraso, dado que se anunció ya para el año 2015, pero faltaba el permiso del Ayuntamiento de Zaragoza. Según figura en la oferta, se colocarán videocámaras en un total de 25 autobuses. Para su puesta en servicio ha sido necesaria la implantación de una nueva versión del SAE (Servicio de Ayuda a la Explotación).

Aunque las cámaras no enfocan al conductor para garantizar su privacidad, en la plantilla siempre se ha visto con recelo estos dispositivos. Los trabajadores temen que acaben extendiéndose a toda la flota. Además, han expresado en varias ocasiones sus dudas sobre su efectividad. La empresa los defiende por su carácter disuasorio.

Etiquetas
Comentarios