Zaragoza
Suscríbete por 1€

Un acusado de una violación hace 11 años dice ahora que fue una relación consentida

La víctima quedó inconsciente y se despertó medio desnuda en un descampado cerca de la plaza de las Tenerías.

Audiencia Provincial de Zaragoza.
El juicio se celebrará a finales de febrero en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Heraldo.es

Gabriel P., de 42 años, fue juzgado ayer en la Audiencia Provincial como presunto autor de la violación sufrida por una joven hace once años en Zaragoza. El acusado, que se enfrenta a una condena de diez años de cárcel, estuvo en paradero desconocido hasta 2016, cuando fue arrestado en Francia después de que se produjera una coincidencia en el banco de datos de ADN que la Policía francesa comparte con la española.

La vista oral se celebró a puerta cerrada a petición de la Fiscalía para proteger la identidad de la víctima. Durante la misma, el acusado negó haber cometido la agresión sexual y dijo que lo que hubo fue un "servicio de prostitución" que contrató con la joven a cambio de "diez euros y un cigarro".

La mujer, que desde lo sucedido padece un estrés postraumático cronificado que le limita su capacidad de relacionarse socialmente, declaró a través de videoconferencia que recordaba poco lo sucedido pero sí se acordaba de que aquel día la maltrataron y que cuando recuperó la conciencia sintió que la habían violado.

Los hechos, según el escrito de la Fiscalía, ocurrieron el 21 de noviembre de 2007 cerca de la plaza de las Tenerías. La mujer tenía entonces 24 años y acudió sobre las 21.00 al albergue para cenar y dormir, pero como ya había pasado la hora de admisión le fue denegada la entrada. Optó por esperar a su novio en un lugar cercano a las instalaciones municipales y entonces se encontró con otro usuario del albergue y con Gabriel P. Este último, según la acusación pública, la llevó por la fuerza hasta un descampado donde le golpeó en la cara hasta que perdió el conocimiento y después la violó.

La joven se despertó sobre las 7.00 encima de un colchón en un descampado, desnuda de cintura para abajo. Le habían robado una tarjeta de crédito, dos alianzas y el DNI. Cuando localizó a su pareja, le contó lo ocurrido y este llamó a la Policía. La mujer fue examinada por los forenses, quienes hallaron restos de semen que luego se comprobó que era del acusado. También le asistieron de sus lesiones, de las que tardó dos meses en curar. Su novio de entonces no pudo testificar ayer ante el tribunal porque ha fallecido y las pruebas que existen contra el encausado son el ADN y las declaraciones que en su día prestaron tanto la joven como su pareja.

La abogada de Gabriel P., Carmen Sánchez, pidió a la absolución alegando que fue una relación consentida. En el caso de que el tribunal no lo apreciara así, solicitó que se aplique la atenuante de dilaciones indebidas y se le imponga una pena de 18 meses de cárcel.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión