Despliega el menú
Zaragoza

Los Fayos mantiene la restricción del agua de boca por la turbidez

La rotura del desagüe de una central hidroeléctrica ha provocado el arrastre de tierra a la captación en el río Queiles

Estado en el que se encuentra la central.
Estado en el que se encuentra la central.
HA

El Ayuntamiento de Los Fayos volvió a recomendar esta semana a sus vecinos no consumir agua de boca debido a su turbidez, una decisión que se adopta por segunda vez este mes. Aunque al principio se pensó que la causa se debía al deshielo por las precipitaciones, se ha dado ahora con su origen: la rotura de un conducto de desagüe de un aliviadero secundario de una central hidroeléctrica, que arrastraba tierra al río Queiles. En el mismo punto del cauce captan agua cuatro localidades: Tarazona, Los Fayos, Torrellas y Novallas.

La alcaldesa de Los Fayos, Rocío Berrozpe, explicó que a principio de mes tuvieron un problema similar con el abastecimiento, que afectó también a Novallas (que aconsejó no beber agua del grifo) y a Tarazona (donde se detectó turbidez pero los niveles de cloro y ph se mantenían óptimos para el consumo). La situación se reprodujo hace unos días, por lo que el Ayuntamiento de Los Fayos emitió un bando con esta recomendación, que se mantendrá "hasta que el agua salga limpia. Queremos que se solucione de forma definitiva". El problema procede de la avería del conducto de desagüe de un aliviadero de la central minihidráulica, según informaron fuentes de Iberdrola. Desde el Consistorio de Los Fayos añadieron: "Cuando se elevaban los caudales, el agua bajaba por la ladera, arrastrando tierra y piedras, y llegaba al río".

El teniente de alcalde de Tarazona, Luis José Arrechea, relató que hace una semana se detectó la turbidez en el agua, igual que ocurrió a principios de mes. Arrechea se desplazó este jueves a Los Fayos y comprobó la rotura de la canalización, acompañado por representantes de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y de Iberdrola. Esta compañía, ante el estado de la infraestructura, decidió cerrar la central hasta la reparación de la canalización.

En Tarazona, relató el teniente de alcalde, si el suministro de agua llega en buenas condiciones, se deriva a la planta potabilizadora; si no, se abastece a la ciudad desde los depósitos de reserva (para no colapsar la planta de tratamiento por el barro), por lo que "no ha habido problemas con su consumo".

Por su parte, el responsable local de Novallas, Jesús Fernández, aclaró que el estado en el que reciben el agua de boca en momentos puntuales provoca "problemas" que obligan a "limpiar constantemente los filtros, porque viene muy turbia". "Estamos preocupados por este tema", añadió. En Torrellas, sin embargo, según dijo su alcaldesa, Pilar Pérez, no han detectado anomalías en el suministro de agua potable.

Fuentes de la CHE explicaron que "la turbidez no es un problema de calidad" y destacaron que, tras visitar la central, "parece que se van a comenzar a subsanar los problemas" y así se ha trasladado al Ayuntamiento de Tarazona, que se dirigió a este organismo para tratar de aclarar el estado del suministro.

Etiquetas
Comentarios