Despliega el menú
Zaragoza

Un informe advirtió de que con unos servicios mínimos del 50% el tranvía no iba a dar abasto

Movilidad dice que con la mitad de convoyes para la huelga muchos usuarios se quedan sin transporte. Los paros parciales volverán a afectar este jueves a la línea 1 de 8.00 a 10.00 y de 19.00 a 21.00.

Varios usuarios esperan un tranvía en Gran Vía durante el horario de paros matinales del martes.
Varios usuarios esperan un tranvía en Gran Vía durante el horario de paros matinales del martes.
G.Mestre

"En caso de que la demanda de los usuarios fuera similar a la de los días sin huelga, no se podrán satisfacer las necesidades de movilidad de un elevado porcentaje de la población. Esta circunstancia hará que, inevitablemente, muchos usuarios tengan que modificar sus hábitos de movilidad". Esta es la advertencia que el departamento de Movilidad Urbana del Ayuntamiento hizo sobre la posibilidad de fijar unos servicios mínimos del 50% para la huelga del tranvía, que comenzó el martes y que este jueves vivirá su segunda jornada con paros parciales de 8.00 a 10.00 y de 19.00 a 21.00.

A pesar de este aviso, el gobierno deZEC decidió establecer que durante la huelga saliera a la calle el 50% del servicio habitual. La propuesta de la operadora, Tranvías Urbanos de Zaragoza, era superior, especialmente durante las horas punta. En concreto, planteaba que durante los paros de la mañana los días laborables el servicio solo se redujera un 20%, para que las frecuencias fueran de seis minutos frente a los cinco habituales. Con los servicios mínimos que fijó ZEC es de diez. Por la tarde, con la propuesta de la operadora se empeoraría el servicio un 45%, mientras que el sábado por la mañana, un 50%. También era más beneficiosa para los usuarios los sábados por la tarde, al reducir el paso de los tranvías solo el 13%, frente al 50% del decreto que acabó firmando el Ayuntamiento.

El servicio de Movilidad dice que este planteamiento de la empresa "permitiría reducir la saturación y masificación en los tranvías y las paradas". Sin embargo, en el propio informe también se plantea la opción que finalmente eligió el gobierno, la de que los servicios mínimos sean del 50%. Ese porcentaje se fija en función de los que se consideran "viajes obligados" en el tranvía, es decir, los que se hacen por motivo de trabajo, estudios o visitas a centros médicos. Según las distintas encuestas que han hecho el Ayuntamiento y las empresas concesionarias de transporte público, estos viajes suponen en torno al 50% del total.

El informe de movilidad sostiene que "los servicios mínimos habrían de ser suficientes para que, aun con dificultad, se pudieran satisfacer otros derechos igualmente protegidos en nuestro ordenamiento jurídico (trabajo, educación o salud)". Por ello, hace el cálculo conforme a los viajes obligatorios, que suponen ese 50% que acaba duplicando la frecuencia de los tranvías.

Pese a ello, el informe municipal admite que si la demanda es la habitual "muchos usuarios tendrán que modificar sus hábitos de movilidad". También señala que, al ser la primera huelga específica del tranvía, "no se tiene experiencia previa del comportamiento de la ciudadanía ante una situación similar", por lo que se recomienda "que se traslade a la Policía el refuerzo en las labores de vigilancia en el entorno de la infraestructura tranviaria, los tranvías y los andenes de las paradas".

El informe del servicio de Movilidad, que se tuvo en cuenta para firmar el decreto de servicios mínimos, hablaba de las consecuencias que podría tener una huelga del tranvía. Así, se refería a que los usuarios podrían consumir "más del doble de su tiempo normal en sus necesarios desplazamientos", "caminar largas distancias para poder atender sus necesidades", "incrementar notablemente los gastos de desplazamiento", sufrir "problemas de seguridad si se circula con mayor número de viajeros al que se considera admisible" o tener que "usar el coche propio incrementando el índice de saturación viaria en horas punta".

Finalmente, el gobierno, en un decreto firmado por la vicealcaldesa,Luisa Broto, fijó los servicios mínimos en el 50% porque consideró que serían "suficientes para gestionar la línea en condiciones de seguridad y resolver, aun con dificultad, posibles incidencias en la línea".

Etiquetas
Comentarios