Despliega el menú
Zaragoza

Los 47 'Olvidados' de Valdespartera

Las esperas de hasta 19 minutos, las frecuencias irregulares y los tranvías saturados provocan las quejas de los usuarios. Los paros parciales convocados por los trabajadores volverán por la tarde, de 19.00 a 21.00.

Arranca la segunda jornada de paros en el tranvía de Zaragoza

9.00 de la mañana. Parada de Los Olvidados, en Valdespartera. Más de un centenar de personas (105, concretamente) se agolpan a la orilla de los raíles a la espera de un tranvía. Por fin llega. Solo es la cuarta parada de la línea, pero ya va atestado. Los usuarios tratan de acceder, pero es físicamente imposible que entren todos. Empujones, lamentos, la campana de aviso que suena, las puertas que se cierran... y 47 personas que se tienen que quedar fuera a esperar si el siguiente tranvía llega más vacío.

Este es solo un ejemplo de las situaciones que se han vivido este jueves en la línea 1, en la segunda jornada de huelga de conductores. Según el comité de empresa, los paros han tenido un seguimiento total de la plantilla, salvo un trabajador eventual.

Como ya ocurriera el martes, se han sucedido las escenas de largas esperas, de tranvías saturados de viajeros y de quejas, muchas quejas. Los usuarios han sufrido unos problemas que les han provocado retrasos para llegar a sus lugares de destino, a unas horas (de 8.00 a 10.00), especialmente críticas, por ser el momento de entrada a centros de trabajo, consultas médicas o colegios y universidades.

En Valdespartera, a las 8.30 los tranvías han pasado cada 10 o 15 minutos en algunos momentos, cuando lo habitual a esas horas es que lo haga cada cinco. Patricia Calavia ha explicado lo que le suponía a ella el retraso con respecto al horario habitual: "He tenido que dejar a mis hijos con unos conocidos en la puerta del cole para salir antes e ir al hospital, donde está mi madre. Aún así, voy a llegar tarde. Como mi hermana se tiene que ir ya, mi madre se va a quedar un rato sola en la habitación".

En esta parada de Los Olvidados, Daniel Díaz asumía que iba a llegar tarde al colegio con su hija Lucía, de 4 años. "Vivimos en María de Huerva y la llevo a la plaza de San Francisco. Suelo dejar el coche aquí en Valdespartera y vamos hasta allí en tranvía. No llegamos a la fila del cole seguro, así que tendremos que entrar por secretaría".

Javier Berdiel, profesor en Parque Goya, ha tenido que avisar al coordinador de que también iba a llegar con retraso. "Como pierdas un tranvía o no puedas entrar, estás perdido, porque luego hay que esperar mucho a que venga otro", ha lamentado. Este vecino ha criticado que los servicios mínimos decretados por el Ayuntamiento "se quedan cortos". "Igual para los trabajadores son suficientes, pero a los usuarios nos perjudican", ha dicho.

El Consistorio decretó el lunes que durante el horario de paros saliera a la calle el 50% del servicio, algo que resulta insuficiente para evitar afecciones, según un informe del departamento de Movilidad Urbana del Ayuntamiento. Aunque ya hay voces, como las del PP, que piden que se aumenten esos servicios mínimos, el gobierno ya ha señalado que de momento no lo hará.

Una frecuencia muy irregular

En la parada de La Chimenea, poco antes de las 9.00, el tranvía ha llegado a tope. Las frecuencias de paso han sido irregulares y han oscilado entre los 4 minutos y los 12. Eso ha hecho que hubiera tranvías en los que se podía bajar y subir con normalidad, mientras que otros pasaban hasta arriba de usuarios.

De la veintena de personas que aguardaban la llegada del uno de los convoyes, cuatro se han quedado fuera. Una de ellas fue María Coscojuela. “No he podido subir. La huelga es a las horas que más daño pueden hacer. Pero nos perjudica a los usuarios. Voy a trabajar y llego muy justa”, ha comentado, apurada.

Además de con retraso, los tranvías han funcionado durante la mañana con mucha irregularidad. A las 9.50, en la plaza de Aragón, han pasado con dirección Valdespartera tres tranvías en menos de cinco minutos. Allí no había problemas para subirse a los convoyes. Sin embargo, a las 10.15, en la parada de las Murallas ha habido que esperar 19 minutos a un tranvía.

Los paros se repetirán esta tarde de 19.00 a 21.00. Y volverán el sábado, también en mismo horario matutino y vespertino. Se prolongarán hasta el próximo 7 de abril si no hay antes un acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores.

Etiquetas
Comentarios