Zaragoza

La eficiencia del autobús urbano va por líneas

El Ayuntamiento paga de media 0,4 euros por cada viajero que se sube al bus, pero en la nocturna 7 el coste se va a 11,4 €. La 33 y la 24 son las más rentables del sistema, con menos de 18 céntimos de gasto por usuario para las arcas municipales.

Hay 43 rutas diferentes.
Heraldo

Permitir que los autobuses rojos de Zaragoza recorran la ciudad de punta a punta supone uno de los gastos más abultados que tiene que soportar el Ayuntamiento de Zaragoza todos los años. En 2017, sin ir más lejos, hubo una diferencia de casi 35 millones de euros entre los costes que el sistema tuvo para la empresa concesionaria, Avanza Zaragoza, y los ingresos que captó. Así, los gastos del bus (70,89 millones de euros) casi duplicaron al dinero que generó (35,91 millones), una proporción similar a la de años anteriores y por la que el Consistorio debe compensar a la empresa concesionaria.

El año pasado los autobuses de Zaragoza llevaron 88.993.834 usuarios, y recorrieron 18.424.501 kilómetros. Teniendo en cuenta el déficit que se generó, cada uno de estos kilómetros recorridos le costó al Ayuntamiento de la capital aragonesa 1,899 euros de media, mientras que por cada viajero tuvo que pagar 0,393 euros.

Sin embargo, este abultado déficit no llega de modo equilibrado. Dependiendo del número de kilómetros que recorran y de los viajeros que lleven, las distintas líneas son más o menos eficientes. Por lo tanto, al Ayuntamiento hay viajeros que le salen más ‘caros’ que otros en función del autobús al que se suben.

 

Los más costosos para las arcas municipales son los usuarios de las líneas nocturnas y los de las lanzaderas que conectan con el tranvía. El recorrido que más déficit genera por usuario, con diferencia, es el de la línea nocturna número 7, que va cada hora y media desde la plaza de Aragón hasta Peñaflor. Logró unos ingresos de 3.517 euros, pero generó unos gastos de 81.859, para llevar a 6.871 usuarios. Así, cada uno de estos viajeros le supuso al Ayuntamiento un coste de 11,4 euros.

La siguiente línea menos rentable para el Ayuntamiento es la nocturna número 6, que va del paseo de María Agustín a La Cartuja Baja. Cada una de las 7.748 personas que se subieron el año pasado supusieron un coste de 5,4 euros. Otra nocturna, la número 4, también está entre las más deficitarias, con sus 3,2 euros por persona.

Completan este ranquin las lanzaderas que unen los barrios del sur con el tranvía: cada viaje en la 56 (Valdespartera-tranvía) le cuesta al Ayuntamiento 4 euros, por los 3,1 de los viajeros de la 57 (Casablanca-tranvía) y los 2,3 de la 58 (Fuente de la Junquera-tranvía) y la 59 (Arcosur-tranvía).

Estas son las líneas que más pérdidas generan por usuario, pero no lideran la tabla en términos globales. En total, la que tiene un mayor déficit es la 32 (Santa Isabel-Bombarda), con 2.288.479 euros de coste para el Consistorio. Sin embargo, hay que tener en cuenta que también es la que más kilómetros recorre de toda la red (1.093.877) y la tercera que más viajeros transporta (5.717.861).

Las más rentables

Por contra, las líneas más rentables del sistema de autobús urbano de Zaragoza son la 33 (sus viajes tienen un coste por persona de 0,164 euros para el Consistorio), la 24 (0,179 euros), la 21 (0,180 euros), la 39 (0,184) y la Ci2 (0,194 euros). Si se juntaran los datos de esta última con los de su ‘hermana gemela’, la Ci1 –hacen el mismo recorrido pero en sentido contrario–, la línea resultante sería la más rentable.

Etiquetas
Comentarios