Despliega el menú
Zaragoza

La crisis de las sociedades abre una etapa de ruptura en el Ayuntamiento de Zaragoza

ZEC defiende la legalidad de expulsar de los consejos a parte de la oposición y se resiste a ceder. PP, PSOE, C’s y CHA atacan «el golpe antidemocrático» y exigen respetar la voluntad del pleno.

Pablo Muñoz (ZEC), Carlos Pérez Anadón (PSOE), Jorge Azcón (PP), Sara Fernández (Ciudadanos) y Carmelo Asensio (CHA).
Pablo Muñoz (ZEC), Carlos Pérez Anadón (PSOE), Jorge Azcón (PP), Sara Fernández (Ciudadanos) y Carmelo Asensio (CHA).
Oliver Duch

Dicen que hablando se entiende la gente, pero no siempre es así. Y menos en el Ayuntamiento de Zaragoza, donde las relaciones entre los partidos han llegado a un punto crítico por la decisión del gobierno de ZEC de expulsar a parte de los concejales de la oposición de las sociedades municipales para hacerse con la mayoría de los consejos de administración. HERALDO ha reunido a los cinco portavoces para debatir sobre este asunto y, ante la pregunta de si hay opciones de que el Consistorio vuelva a la normalidad, cunde el pesimismo. En el futuro solo se vislumbra la ruptura.

La charla se inicia en un clima de tensión. Los partidos se enzarzan con la ordenación de las intervenciones o el reparto de los tiempos, como si se tratase de un debate electoral televisado. Es la manifestación más clara de que la desconfianza y los nervios dominan la escena política municipal.

La dinámica de bloques se hace con la conversación. De un lado, la oposición, encarnada por cuatro partidos que representan la mayoría plenaria, que se siente agraviada por una decisión "antidemocrática" y "nefasta". En el otro, un gobierno en minoría que defiende su pretensión de gestionar sin trabas, se aferra a la ley y achaca el revuelo a un anticipo de una larga precampaña electoral.

Los grupos de la oposición hacen un análisis duro. El portavoz del PP, Jorge Azcón, incide en una frase recurrente: "Las medidas que tomó el gobierno el 9 de febrero son un golpe a la democracia". "ZEC ha pasado de asaltar los cielos a asaltar las sociedades y los principios fundamentales de la democracia", comenta Carmelo Asensio, de CHA, mientras que el socialista Carlos Pérez Anadón sostiene con gravedad: "Esto no va de partidos. Esto va de un atentado a la pluralidad, a la proporcionalidad y a la vida democrática", concluye. "Es un ataque a la democracia representativa. No ven que son 9 de 31", dice Sara Fernández, de C’s.

"Absoluta legalidad"

La primera frase del portavoz de ZEC, Pablo Muñoz, es a la que se aferra el gobierno de Santisteve desde el 9 de febrero. "Las medidas adoptadas parten de la más absoluta legalidad", afirma. Recuerda que la ley de capitalidad, aprobada en diciembre, da un aval a la decisión del gobierno. Insiste en que "la oposición está presente en todas las sociedades", dado que a cada grupo se le permite tener un representante en los consejos. "Se ha explicado que se expulsaba a la oposición de las sociedades y eso es falso", afirma. Asensio no tarda en puntualizar: "Nuestro voto ahora no vale nada. Somos floreros en los consejos. Eso no es respetar la soberanía popular y los resultados de las elecciones".

Muñoz asegura que la controversia responde a una maniobra orquestada por el PP, a la que se suman el resto de grupos. "Están en la política de la desestabilización de la alcaldía y de los gobiernos del cambio", subraya el edil, que hace hincapié en el carácter "preelectoral" de la polémica. Vincula la drástica medida de ZECcon la decisión de la oposición de trasladar a la Fiscalía un informe que apuntaba la comisión de cinco posibles delitos por parte del alcalde en su gestión de la sociedad Ecociudad. Esa iniciativa fue archivada.

Incumplimiento de un acuerdo

La oposición rechaza que los problemas empezaran en Ecociudad y recuerda un aspecto determinante. Sara Fernández cita el acuerdo del 7 de julio de 2015, en el que todos los partidos pactaron la organización de la vida municipal, incluida la proporcionalidad en los consejos. "Habíamos llegado a un acuerdo y éticamente no deberían haber adoptado esa decisión. Hay un problema de palabra, de que ZEC y el alcalde no son de fiar", dice. "Es gravísimo", añade Pérez Anadón, que cree que Muñoz debería ponerse "colorado" por este incumplimiento. "Tendría que haber dejado de ser portavoz", afirma.

El concejal de ZEC niega que haya roto un acuerdo y subraya que ha habido un cambio en el "marco legal", mientras el resto de portavoces protestan indignados. Y discrepa de que se pueda decir que el voto de la oposición "no vale nada" por quedar en minoría. Arrecian las quejas. "Como decía Lenin, cuando las bases estén en contra de la dirección, urge cambiar de bases", ironiza Anadón. Para Muñoz había una situación de "bloqueo" por parte de la oposición, que ahora se ha trasladado a los patronatos, que no pueden tomar decisiones por el plante de PP, PSOE, C’s y CHA.

"No es bloqueo, es democracia"

La palabra "bloqueo" pasa de portavoz en portavoz de la oposición. Todos la niegan. "No ha habido una situación de bloqueo, lo que ha habido es democracia. El equipo de gobierno confunde democracia con bloquear. Como perdía votaciones en los consejos de administración, ha quitado las votaciones", afirma Azcón, que remarca: "La democracia no se negocia, la democracia se defiende". "ZEC vuelve a jugar al victimismo. Consideran que es un bloqueo pensar o votar diferente", añade Fernández.

¿Y qué hacer ahora? Los grupos de la oposición han presentado una batería de medidas para presionar al gobierno, como reprobar al alcalde, forzar a que cualquier gasto de las sociedades pase por el pleno o plantear la creación de entes públicos empresariales. De fondo, la posibilidad de un recurso del Estado ante la posible inconstitucionalidad de la ley de capitalidad. "ZEC pone en cuestión la ley de capitalidad por la interpretación que hace de la misma", lamenta Anadón.

En la oposición cunde el pesimismo. "¿Es reversible? Sí. ¿Creo que el gobierno lo va a hacer? No. La incapacidad de gestión de ZEC es manifiesta. Busca la excusa a una ineficacia absoluta", dice Azcón. Pérez Anadón se muestra "muy pesimista" respecto a la posibilidad de que las sociedades se rijan por el criterio de la mayoría, mientras que Sara Fernández y Carmelo Asensio coinciden en que todo depende de ZEC, que debe rectificar.

Muñoz contesta. "Diálogo todo, pero lo que se pide es un allanamiento total. O rectificas 10 a 0 o nada", lamenta. "Dialogaremos en torno a los principios que marcó el alcalde –agrega–, que son consensuar los grandes temas independientemente de la representación". Anadón contesta que eso significa "negociar la rendición" y Asensio afirma que la representación "es fundamental".

El portavoz de ZEC se revuelve y pregunta al resto de grupos si en el caso de gobernar en 2019 revertirían la situación, dado que solo CHA se muestra dispuesta a hacerlo. "Sí", exclaman los portavoces de PP, PSOE y C’s. Azcón le devuelve la pregunta: "¿Y ZEC está dispuesto a hacer reversible este acuerdo?". "Estamos dispuestos a negociar, si no es un allanamiento", reitera Muñoz, que pregunta si el criterio de proporcionalidad lo trasladarán a las empresas autonómicas.

Diferencias en la oposición

Aunque la oposición parece unida, hay discrepancias. "Quien tiene la capacidad de convencer a ZEC, que son PSOE y CHA, no van a tomar las decisiones efectivas. La medida sería reversible si el lunes se retira el presupuesto", declara Azcón, que pregunta: "¿Es coherente hablar de golpe de Estado y el mismo día aprobar los presupuestos?". "Está claro que los hemos votado en contra. CHA y PSOE tienen en su mano paralizarlos", dice Fernández.

Pérez Anadón acusa a Azcón de ser "el caballo de Troya de ZEC" por menoscabar la unidad de la oposición. "Que haya un acto irresponsable no significa que los demás nos vayamos a comportar con la misma irresponsabilidad. Tenemos palabra", comenta Asensio respecto al pacto presupuestario. "Es un acuerdo que está cerrado y que creemos que es bueno para la ciudad", añade el portavoz del PSOE.

¿La moción de censura?

Si los grupos coinciden en que la acción de ZEC es un ataque a la democracia, ¿por qué no acuerdan un nuevo gobierno? Muñoz evita entrar en este debate y la pregunta incomoda a los grupos que apoyaron a Santisteve, PSOE y CHA."Cualquier otra alternativa sería igual de inestable para entrar en el último tramo de la legislatura", avisa Asensio. Pérez Anadón deja claro que no va a convertir "a los villanos en víctimas". "Queremos que la ciudadanía conozca de verdad a ZEC", asegura.

El PP sale al ataque. "La moción de censura no es posible porque al día siguiente de que ZEC dé el golpe a la democracia el secretario general del PSOE en Aragón dice que no la ve. El sillón de Lambán depende del sillón de Santisteve", critica Azcón. Sara Fernández no descartaría una moción, pero avisa: "No nos corresponde liderarla, porque no somos el partido más votado ni somos ninguno de los dos grupos que apoyan al gobierno". Asensio replica: "Jamás apoyaremos a un alcalde de derechas". Y Azcón contesta: "No he dicho que haya que apoyar un alcalde de derechas. No ponéis una moción porque queréis que siga Santisteve".

"Un camino infernal"

La discusión encara la recta final y el acuerdo, a la vista de lo dicho, parece improbable. ¿Qué ocurrirá? Solo ZEC cree que los pactos en la izquierda volverán pronto. "Creo que va a haber una normalidad absoluta", dice Muñoz. Pero todos los demás discrepan, especialmente los llamados a la alianza, PSOE y CHA.

"Habrá una ruptura de relaciones hasta que esta situación no se revierta", dice Anadón. "Creo que vamos a un camino infernal. Hay un principio fundamental para la izquierda y es el respeto a la democracia. Hemos roto las relaciones", añade Asensio. Azcón coincide: "Las relaciones de ZEC y el resto de grupos están rotas". Y cierra Sara Fernández: "ZEC no debe respetar el voto de los partidos. Debe respetar el voto de los ciudadanos".

Etiquetas
Comentarios