Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

El Ayuntamiento ha perdido 7 cadáveres en dos años en Torrero

En 2015 tuvo que indemnizar con 18.000 euros el extravío de tres cuerpos que fueron trasladados a la fosa común.

Localización en el cementerio.
Localización en el cementerio.

El Ayuntamiento de Zaragoza ya pagó una indemnización de 18.000 euros por otro error de perder tres cadáveres de Torrero exhumados en 2015 y llevarlos a la fosa común. Se trataba de un nicho que estaba concedido a perpetuidad en la década de los 80 para el que en enero de 1995 se solicitó y se resolvió un cambio de titularidad. Pero se produjo una renuncia expresa de la persona titular de la propiedad del nicho y el hijo del titular original del enterramiento vio cómo los restos mortales de sus familiares fueron trasladados a la fosa común.

El recurrente reclamó en la vía administrativa más de 200.000 euros y se estimó en 15.000 (a razón de 6.000 por cada progenitor y 3.000 por el abuelo). Al no estar conforme, el afectado optó por acudir al Juzgado y rebajó la petición por la responsabilidad patrimonial al Consistorio a 61.000 euros. Al final, la sentencia del Juzgado de lo Contencioso 4 de Zaragoza declaró los perjuicios en 18.000 euros en una sentencia dictada el 28 de marzo de 2017 por haber perdido los restos de los padres y el abuelo.  

El fallo no viene a distinguir entre los restos de cada uno, como hacía el Ayuntamiento en la vía administrativa, porque de cada uno se reconocen 6.000 euros, tanto a los padres como al abuelo. Fuentes jurídicas de la aseguradora Zurich, que lleva el seguro del cementerio, han reconocido que en este caso de noviembre de 2016 se podría reconocer a los afectados 24.000 euros por la responsabilidad patrimonial, frente a los 70.000 que se reclaman ahora por perder a cuatro cadáveres por un error al confundirse un número y llevarlos a la fosa tras exhumarlos.

Llamada a la familia afectada

En el segundo episodio, el Ayuntamiento de Zaragoza conoció el error de haber perdido cuatro cadáveres en la fosa común en noviembre de 2016, apenas dos días después de haberlos exhumados porque habían realizado un operativo de varios grupos en la misma jornada y se percataron al comprobar el expediente.

Los responsables del cementerio de Torrero actuaban con un protocolo minucioso para retirar los cadáveres en los nichos que las familias no pagaban el alquiler al Ayuntamiento con una demora de más de cinco años, y se recuperaron alrededor de 2.200 desde que empezaron el proyecto en 2010.

Fuentes municipales han explicado que se pusieron en contacto con la familia a la que pertenecían los cuatro cadáveres para explicarles el motivo del error y respondieron con mucha delicadeza, lo que no impidió que el pasado mes de abril reclamaron la responsabilidad patrimonial de 70.000 euros.

Pero el Ayuntamiento de Zaragoza organizó un operativo inédito en el cementerio de Torrero con un grupo de bomberos y forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) que lo afrontaron "como un reto" para intentar recuperar los cadáveres perdidos.

La fosa común del cementerio de Torrero es como una cueva de unos 20 metros de profundidad y otros 20 de anchura, en la que los restos han formado una montaña. Al ir a buscar los huesos de los cuatro cadáveres que se habían arrojado unos días antes se dieron cuenta de que no se quedaron en la parte superior sino que parte de ellos se desplazaron a la zona próxima al nivel freático, empezaron su descomposición y esto hacía muy complicada la tarea de la identificación y su recuperación. Los forenses dieron por imposible la posibilidad de identificar los cuatro cadáveres y el Ayuntamiento lo comunicó a la familia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión