Despliega el menú
Zaragoza

Villafeliche y sus fábricas de pólvora, en una cápsula del tiempo de 1777

Se trata del hallazgo de este tipo más antiguo del que hay constancia, encontrado dentro de un Cristo en un pueblo de Burgos.

Extracto del pergamino donde se conserva la alusión a Villafeliche.
Extracto del pergamino donde se conserva la alusión a Villafeliche.
HA

A priori poco tienen que ver Sotillo de la Ribera, en Burgos, y Villafeliche, en la comarca de Comunidad de Calatayud, pero un particular nexo de unión se tejió entre ellos hace 240 años. Así lo establece el hallazgo, a finales de 2017, de dos pergaminos manuscritos en 1777 por ambas caras en el interior de la figura del denominado como Cristo del Miserere, ubicado en la iglesia de Santa Águeda del municipio castellanoleonés, cuando estaba en pleno proceso de restauración.

"Venía con una rotura en un brazo y, en la parte trasera, el paño estaba rajado. Desclavamos la figura de la cruz y al levantarlo vimos que dentro había algo. Llegué a pensar que era carcoma", reconoce Gema Ramírez, responsable del hallazgo junto a su socia en la empresa Da Vinci Restauro, Ángeles Comba. "Vimos que había unos pergaminos de piel, si hubieran sido de otro material, sería difícil que estuvieran tan bien conservados", apunta.

Para las restauradoras, la importancia de esta ‘cápsula del tiempo’ es destacada: "Es el documento más antiguo de este tipo del que hay constancia en Europa". Así, esta situación ha generado un revuelo incluso a nivel internacional. Ramírez reconoce: "Nos han llamado de Serbia, de Japón, desde el ‘National Geographic’ de Washington…". Según subraya, los documentos son "un testimonio escrito por una persona que, de alguna manera, piensa que años después será encontrado". Como prueba de esta afirmación, Ramírez argumenta que "está escrito con una caligrafía exquisita".

A lo largo de las cuatro caras se recogen tanto datos sobre la autoría de la talla del Cristo, como referencias a las costumbres y el día a día de la época en esta zona de Burgos: desde las cosechas, la alimentación, los juegos que se practicaban, la educación, los instrumentos musicales que se utilizaban, incluso referencias a terremotos. Y en una de las caras es donde aparece la mención al municipio de la Comunidad de Calatayud, en concreto la transcripción recoge la frase literal: "La fabrica de Polvora es la famosa en Villafeliche de Aragón".

"Varios vecinos vieron que aparecía el nombre del pueblo y me lo hicieron saber, yo me puse en contacto con el Ayuntamiento de Sotillo y después con la Coordinadora de Semana Santa", explica el alcalde de Villafeliche, Agustín Caro. "Me invitaron a la presentación de la restauración hace unos días y allí me dieron copia de los pergaminos, también a representantes de otros pueblos e instituciones que salen nombrados en los documentos", apuntó.

A nivel local, el hallazgo tiene una especial significación. Como explica el primer edil, "que en esos años, a más de 200 kilómetros de Villafeliche, se recoja una mención a las Reales Fábricas de Pólvora, es el reflejo de la importancia que tenían para España en la época". En este sentido, Caro argumenta que estas instalaciones "se encontraban entonces en pleno apogeo" y eran una de las excepciones industriales con las que contaba el país, y que fueron clausuradas después por Fernando VII.

El texto en cuestión lo firma el capellán de la catedral del Burgo de Osma, Joaquín Mínguez, quien también incluye otras dos referencias a tierras aragonesas. Por una parte a los vinos –cuando habla de la dieta habitual de entonces- y, por otra parte, a la Universidad de Zaragoza, a la que coloca entre las más destacadas de la época, junto a las de Alcalá, Valladolid y Salamanca.

Tras la presentación de la intervención, en el interior de la figura se ha colocado una nueva ‘cápsula’, en la que se ha incluido la transcripción de los antiguos pergaminos y una referencia a lo que existe en estos años. Dentro de quién sabe cuánto tiempo, alguien volverá a encontrar este pequeño tesoro manuscrito y allí encontrará referencias a internet, y también al pasado industrial de Villafeliche.

Etiquetas
Comentarios