Zaragoza

Acusado de usar a su hermano disminuido para manipular el testamento de la madre

La Fiscalía pide casi cuatro años de prisión para el principal encausado y las otras tres personas que supuestamente colaboraron con él para pergeñar el engaño.

Los cuatro acusados (Federico R. P., a la izquierda) este martes en la Audiencia de Zaragoza.
Los cuatro acusados (Federico R. P., a la izquierda) este martes en la Audiencia de Zaragoza.
Oliver Duch

Cuatro personas se sentaron este martes en el banquillo de la Audiencia de Zaragoza acusadas de estafa y falso testimonio por haber participado, presuntamente, en la manipulación del testamento de Concepción P. G., fallecida en Zaragoza en 2013. El principal encausado es Federico R. P., hijo de la difunta y para el que fiscal pide año y medio de cárcel y 1.200 euros de multa. El ministerio público cree que este hombre, "con notorio desprecio a la verdad", utilizó a su hermano discapacitado psíquico, quien presenta "gran credulidad e influenciabilidad" porque tiene una minusvalía reconocida del 69%, para redactar un documento sucesorio que le declaraba a él como único heredero.

Los hechos que se juzgaron este martes en la Audiencia de Zaragoza se remontan a la primavera de 2014, cuando Federico R. P. acudió a un juzgado de Primera Instancia de la capital aragonesa para "protocolizar" un testamento ológrafo (manuscrito) de su madre que esta redactó cinco años antes ante tres testigos.

Este documento modificaba uno anterior otorgado en 1993 por ambos progenitores y que instituía herederos a los tres hijos del matrimonio, mientras la nueva declaración nombraba a Federico R. P. único heredero.

Siguiendo el procedimiento que marca el Código Civil, la juez determinó mediante periciales caligráficas que la redacción, la escritura y la firma del testamento no correspondían a Concepción P. G. y declaró que no procedía la legalización. Tampoco dio credibilidad a las declaraciones de María Luisa G. M., José Luis B. M. y Agustín G. J., acusados de un delito de falso testimonio y que se enfrentan a penas de 9 meses de prisión y sendas multas de 1.200 euros.

Estas personas declararon en el juzgado que el 15 de agosto de 2009 Concepción P. G. les llamó por teléfono para que fueran a su casa a celebrar su cumpleaños. Todos mantenían una relación de amistad con la mujer, así que acudieron a la cita. Según la versión de los tres, cuando llegaron, les comunicó su intención de otorgar testamento y declarar único heredero a su hijo mayor, siempre y cuando se hiciera cargo de sus hermanos. Aseguran estos que Concepción redactó el texto de 25 líneas, lo leyó en voz alta y lo firmó. Este martes, ante la Sección Primera de la Audiencia, todos coincidieron de nuevo en este relato y, a preguntas del fiscal, negaron que Federico R. P. les hubiera instado a mentir sobre el otorgamiento.

De hecho, María Luisa G. M. declaró que recibió instrucciones precisas de la difunta sobre la entrega del texto. "Me dijo que le diera el documento a su hijo cuando viera que se estaba haciendo cargo de sus hermanos", dijo ante el tribunal. El principal acusado señaló que tuvo conocimiento del papel seis meses después del fallecimiento de su madre.

En la vista oral también comparecieron cuatro peritos caligráficos, dos propuestos por la Fiscalía y otros tantos por la defensa. Los primeros "descartaron totalmente" que la mujer hubiera confeccionado el documento y atribuyeron su redacción a Francisco R. P. tras cotejar la firma de su DNI con la letra del testamento. La conclusión a la que llegaron las peritos de la defensa fue la opuesta: Francisco no tuvo nada que ver.

Etiquetas
Comentarios