Despliega el menú
Zaragoza

Espoz y Mina estrena 'asfalto adoquinado'

El Ayuntamiento hace una prueba piloto para renovar las calzadas del Casco Histórico. Se van arreglando tramos en la calle de Trinidad, Santo Dominguito de Val y Pignatelli, entre otras.

De momento es una prueba piloto, pero si funciona bien se extenderá a no pocas calles de la ciudad. Se trata de un nuevo método para arreglar las calzadas mediante una capa de asfalto que, en su acabado final, dibuja una suerte de adoquines. El resultado ya se puede ver en la calle de Espoz y Mina, donde se ha arreglado un tramo de 150 metros con un coste de unos 40.000 euros, según ha informado esta mañana el concejal de Urbanismo, Pablo Muñoz.

"Se implanta un nuevo tipo de pavimento asfáltico, al que se da una apariencia de adoquinado mediante la impresión en caliente de unas plantillas con una trama metálica", explicaban esta mañana los técnicos. La ventaja es que este tipo de firme tiene una mayor durabilidad que el adoquinado y es más cómodo para los conductores y los peatones. Además, su ejecución es más rápida y resulta también más resolutivo para futuras operaciones de mantenimiento, por ejemplo, en caso de que haya que levantar la calzada a causa de un reventón.

Muñoz ha informado de que es la primera vez que se procura este tipo de soluciones a la ciudad y que el Ayuntamiento insiste en su apuesta por el "urbanismo de las pequeñas cosas", a través del cual está intentado hacer "numerosas calles accesibles". "En este caso, la mejora de accesibilidad se hace elevando la cota de la calzada", cuenta el concejal de ZEC, que también comenta las mejoras en las calles de Trinidad, Postigo del Ebro (en estos casos a cargo de los presupuestos participativos), Santo Dominguito del Val y Pignatelli.

Etiquetas
Comentarios