Despliega el menú
Zaragoza

Los trabajadores del tranvía votan el acuerdo que desconvoca la huelga

Las partes alcanzan un preacuerdo en el SAMA que tendrá que ser ratificado hoy por la plantilla. El comité denuncia que los "abusivos" servicios mínimos previstos influyeron en la negociación.

Negociación entre los trabajadores y la empresa en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA).
Negociación entre los trabajadores y la empresa en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA).
Aránzazu Navarro

Los trabajadores de los tranvías y la empresa llegaron ayer a un preacuerdo de última hora que permitió desconvocar la que habría sido la primera huelga en la historia moderna de este transporte público de la capital aragonesa, siempre y cuando sea ratificado hoy por la plantilla. La suspensión de los paros llegó tras una larga negociación entre las partes en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA), que culminó a las 21.30 con la firma de un documento base y el correspondiente apretón de manos.

Los empleados que iniciaron este conflicto laboral el pasado 7 de febrero son aquellos que desempeñan su labor en atención al cliente, administración e inspección, así como los operadores del Puesto de Control Central (PCC), técnicos y jefes de línea. En total representan el 35% de la plantilla. Entre otras reivindicaciones, demandaban que los inspectores puedan hacer su trabajo en parejas por razones de seguridad y más flexibilidad horaria. Además, solicitaban un reconocimiento a su profesionalidad, así como la equiparación del complemento de puesto para toda la plantilla, tal y como obtuvieron los conductores (125 euros) en octubre.

El martes el diálogo entre los trabajadores y la empresa no llegó a buen puerto. La reunión que tuvo lugar en el SAMA entonces acercó las posturas pero no lo suficiente. En concreto, los trabajadores explicaron a la salida del encuentro que Tranvías Urbanos de Zaragoza les ofreció "una propuesta de pluses con diferentes cantidades para cada uno de los departamentos" de atención al cliente, inspectores y Puesto de Control Central (PCC). Dicha propuesta fue rechazada "de plano" por el comité de huelga por ser a su juicio "excluyente para el personal restante de oficinas, que no percibiría ninguna mejora de las reivindicaciones de este colectivo", lamentaron. En concreto, esta oferta dejaba fuera, según los sindicatos, a 12 de los 31 trabajadores que luchaban por mejorar sus condiciones laborales .

Por ello, los representantes sindicales se levantaron de la mesa con la intención de iniciar este viernes los paros, que se habrían prolongado durante los lunes, miércoles y viernes, de 7.00 a 9.30 y de 19.00 a 21.30. Finalmente las partes se citaron ayer de nuevo en el SAMA a las 16.30 para conseguir un preacuerdo que, según Rubén Laviña, miembro del comité de huelga por parte de UGT, es "positivo" ya que se pudieron satisfacer las principales demandas, como el cobro de diferentes pluses (entre 85 y 120 euros). Por su parte, el gerente de Tranvías Urbanos, Jorge Aguiar, se mostró "satisfecho" con el acuerdo, en el que la empresa "ha hecho un esfuerzo" por mejorar las condiciones laborales de los 31 trabajadores.

Servicio garantizado

Mientras tanto, el Ayuntamiento elaboró la propuesta de servicios mínimos ?para el caso de que no se desconvocara la huelga. La previsión municipal ya anunció a media tarde que el servicio no se vería afectado por los paros parciales, más allá de puntuales afecciones en atención al cliente.

Esta decisión fue duramente criticada por los trabajadores, que calificaron los servicios mínimos como "abusivos" y reconocieron que influyeron en la negociación y estuvieron a punto de romper el diálogo. Denunciaron que en el caso de los controladores, básicos para la circulación de los tranvías, "se conculcaba su derecho a la huelga", lamentó Laviña.

Etiquetas
Comentarios