Despliega el menú
Zaragoza

Antonio Campos: "El reto fue mantener la población para que Orés no muriera"

Es agricultor y alcalde de Orés por el PP desde 2003. Entró a formar parte del Ayuntamiento de este municipio en 1986 como concejal de Cultura y Festejos.

El alcalde, en la plaza, uno de los escenarios del festival de magia.
Antonio Campos: "El reto fue mantener la población para que Orés no muriera"
N. B.

¿Ha hecho falta la magia para mantener la población en Orés?

Ya en 2003 surgió la necesidad de aplicar medidas porque vimos que el pueblo se moría. En ese mismo tiempo surgió la asociación cultural La Charata. Había casas vacías, en ruinas y nadie las recuperaba. Sin relevo generacional el pueblo se iba a pique.

¿Y qué hicieron?

Comenzamos a organizar actividades culturales por parte del Ayuntamiento y de la Charata. Mi principal preocupación fue mantener la población para que Orés no muriera en 10 años. Hicimos un análisis, nos empezamos a mover, hicimos una base de datos de las casas que la gente quería vender o regalar, programamos actividades de fin de semana para dinamizar la población.

¿Y consiguieron frenar esa tendencia demográfica?

Todo ha ido sumando para darnos a conocer e intentar atraer visitantes. Eso es lo que se ha conseguido en cierta medida porque Orés no ha perdido habitantes en esta década y ha mantenido un centenar. No vamos a tirar cohetes y a decir que hemos encontrado la fórmula mágica, pero dentro de lo que cabe estamos esperanzados.

Precisamente en Orés se habla mucho de magia.

Organizar un festival de magia fue una de las iniciativas. Nació como un intento de dinamizar la localidad y que nos conocieran. Y se ha logrado con creces. Viene mucha gente de visita, conoce el entorno natural, tenemos turismo de bicicleta de montaña.

Han mantenido los habitantes.

Hay 13 niños en edad escolar. Ha llegado gente joven. No hay una población envejecida.

¿Cómo atrajeron a estas familias?

El secreto está en aprovechar los recursos y que la gente se haya quedado en Orés. Las viviendas de turismo rural y el albergue están funcionando, también hay turismo vinculado a la caza durante los fines de semana.

¿Qué necesitarían para seguir creciendo?

Ayuda externa que genere empleo. Si alguna pequeña empresa se instalara y creara una docena de puestos de trabajo sería fundamental para el asentamiento de nuevas familias. No se puede recuperar la población de los años 60, pero sí mantener la que existe.

¿Qué opina de la apuesta por atraer población al medio rural?

Está muy bien hablar, analizar y pensar en la situación de los pueblos, pero hay que tener en cuenta que se habla de cifras ficticias. El número de empadronados no es la población real. Además, la población es muy mayor.

¿Los ayuntamientos cuentan con suficientes apoyos?

Se debería apoyar más a los pueblos pequeños con dinero, con infraestructuras o respaldando las iniciativas que surjan para que salgan adelante.

¿Tiene el respaldo de los vecinos?

Un diez para los vecinos. Por ejemplo, hemos conseguido hacer un grupo para organizar el Orés Mágico. Todo el mundo se ha volcado y colabora todo el pueblo.

¿Qué ha sido lo mejor de la gestión municipal en estos años?

El trabajo que hemos hecho para orientar a los vecinos en las restauraciones de viviendas, el esfuerzo para acondicionarlas con piedra a la vista y madera. Se han ido vendiendo casas y restaurando para vacaciones y, poco a poco, se ha trabajado bien. Se abrió la residencia de ancianos que es pequeña, 13 plazas, pero tiene muy buena aceptación y funciona bien. Estamos orgullosos de que los niños jueguen en la plaza. O de que vengas por la noche un día de invierno y haya niños jugando en la calle. Eso le da mucha vida al pueblo. Estamos esperanzados.

¿Y lo peor?

Lo que desgasta ser alcalde las 24 horas del día, hay que estar encima de cada asunto. Pero sobre todo, la impotencia de tener proyectos y no poderlos desarrollar por carecer de recursos.

¿Piden mejoras en la A-1204?

Sí, porque tenemos una buena carretera desde Asín. Es una carretera de montaña con curvas moderadas y un buen firme que es de DPZ. Pedimos la mejora de la carretera de Rivas a Luesia que está en muy malas condiciones. Además, hay una antigua reivindicación de abrir una vía hacia el este y comunicarnos con El Frago. Nos acercaría a Zaragoza por Luna y Erla en lugar de ir a Ejea. El problema de las comunicaciones tiene una doble vertiente y es que lo bueno del que llega aquí es que quería venir.

¿Qué supuso el incendio de julio de 2015?

Una tragedia enorme. Orés perdió 2.000 hectáreas de pinares de un gran valor medioambiental. Se va recuperando, de momento ya se está generando un monte bajo, pero nuestra generación ya no vamos a volver a ver el pinar como estaba. Tuvimos la suerte de que el fuego no entrara en El Fragal.

Etiquetas
Comentarios