Zaragoza
Suscríbete

El Ayuntamiento reforzará las inspecciones en zonas saturadas tras las denuncias en Moncasi

Todos los partidos votan a favor de una moción del PSOE que solicita revisar la normativa urbanística para limitar la apertura de locales de ocio nocturno.

Las quejas vecinales por el botellón en Moncasi y Maestro Marquina se han redoblado en las últimas semanas.
El Ayuntamiento reforzará las inspecciones en zonas saturadas tras las denuncias en Moncasi
R. Labodía

ZARAGOZA. Ante el resurgir de los problemas de ruido, suciedad y convivencia en el entorno de la calle de Moncasi, el Ayuntamiento acaba de aprobar una instrucción –que ya se ha trasladado a los servicios de inspección y a la Policía Local– para poner freno a las molestias que causan los ‘bares piratas’ de las zonas saturadas. El responsable de Urbanismo, Pablo Muñoz, explicó ayer que se ha dado orden para que las evaluaciones e inspecciones de disciplina urbanística se hagan «antes que en ningún sitio» en las zonas de ocio nocturno.

Además, se ha decidido que, una vez precintado un local, no se pueda acceder a un nuevo procedimiento de ‘declaración responsable’ en un año. Esta ‘declaración responsable’ es la fórmula que usan los propietarios de los bares que ya habían perdido su licencia para poder reabrir «incurriendo en un fraude de ley», según denunciaron todos los grupos municipales, que –sucesivamente– tacharon la práctica de «abuso de derecho» y «perversión de las figuras jurídicas».

«Carrera de pillería»

De hecho, el pleno aprobó por unanimidad una moción presentada por el PSOE en la que se insta al gobierno municipal a presentar en el plazo de un mes un informe jurídico que plantee «qué modificaciones de la normativa urbanística podrían acometerse para evitar la apertura de locales para actividades relacionadas con el ocio nocturno y el consumo de alcohol».

La concejal socialista Lola Ranera advirtió de la «carrera de pillería» de los propietarios de ciertos locales porque «las medidas de sanción no se resuelven» y porque «según se cierran algunas persianas se levantan otras nuevas con aperturas fraudulentas». Ranera lamentó que regrese a Moncasi el fantasma de los años 90, con bares que invitan a beber alcohol en la calle hasta altas horas de la mañana.

Pablo Muñoz (ZEC) reconoció el problema –durante el debate salieron a colación bares de Maestro Marquina como la Enagua, la Perla Negra o el Bohemios– y apuntó que la nueva instrucción permitirá actuar «contando con seguridad jurídica», porque, en ocasiones, las cautelares judiciales permiten a los bares seguir con su molesta actividad.

Por su parte, el concejal del PP Pedro Navarro apostó por «revisar las zonas saturadas para comprobar sus usos» y suspender la figura de declaración responsable. Navarro aportó una grabación de lo que se escucha un viernes por la noche desde el interior de una vivienda de Moncasi y solicitó que se dispongan de limitadores de sonido para evitar que se exceda el máximo permitido del ruido. Asimismo, el PP propuso que se procuren exenciones a quienes se animen a abrir en alguno de la veintena de locales vacíos otro tipo de negocio, con otras actividades, que no se desarrollen en horario nocturno.

La edil de CHA Leticia Crespo insistió en que hay que castigar a quien incumple la ley, pero pidió que no se «criminalice a todo el sector» porque hay bares en la zona (véase el Atrio o el Posturas) que cumplen con la normativa. Por su parte, Alberto Casañal (C’s) incidió en que «hay que apostar por la educación de los jóvenes» y perseguir a quienes «juegan al filo de la navaja» de la legalidad.

Antes del debate político intervino en el pleno Carlos Monge, en representación de la asociación de vecinos La Huerva, quien relató las escenas de «altercados, ruidos, gritos y destrozos en comunidades de vecinos», que se repiten cada noche festiva durante los últimos años en el Rollo.

La treta de la ‘declaración responsable’. La llamada ‘declaración responsable’ es un trámite previo a obtención de licencia, que se creó en su día para relanzar la actividad económica. Esta fórmula permite abrir locales sin apenas exigencias por parte de la administración. Sin embargo, numerosos locales abusan de esta figura, lo que deriva en un auténtico «fraude de ley», en palabras del concejal de Urbanismo Pablo Muñoz.

200. Apenas media docena de bares de las calles de Moncasi, Perpetuo Socorro y de Maestro Marquina acumulan cerca de 200 denuncias por superar los decibelios permitidos, por los aforos o por problemas con sus licencias.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión