Despliega el menú
Zaragoza

"Cada local que abre ahora es más pirata que el anterior"

De los bares de toda la vida del Rollo apenas quedan tres. El resto cerraron o fueron pasando de mano en mano. Uno de los hosteleros de siempre, que abrió su local hace 33 años, critica duramente la llegada de negocios que califica de "revientazonas". Este propietario, que prefiere que no se publique su identidad para no enfadar a su clientela, admite que "cada local que abre es más pirata que el anterior". "Alguno que ha venido es profesional, pero muchos solo abrieron para sacar tajada con un concepto equivocado".

Recuerda que cuando abrió, en los 80, lo hizo "porque no tenía trabajo" y porque era un apasionado de la música. Se especializó y logró abrirse un hueco que, pese a la enorme decadencia que sufrió la zona como lugar de marcha, le ha permitido sobrevivir. "A mediados de los años 80 trabajábamos poco, lo normal", cuenta. Poco a poco fueron abriendo más bares. "Había gente buena, pero también muy mala", recuerda.

En 1995, el Ayuntamiento declaró Moncasi zona saturada, lo que impedía abrir nuevos pubs. "Lo hicieron sin pensar", opina este hostelero, quien considera que "no se logró lo que querían", ya que "se montaron 20 locales más con licencia de bar con música". "Esto se llenó de bares y de piratas", añade. La decadencia que vino después la achaca a la obligación de cerrar a las 2.30 y al cambio de costumbres de la juventud. El dueño de este bar, de los históricos del Rollo, considera que los negocios "han cerrado por ruina económica". "Cada vez venía menos gente, y la que venía era peor", cuenta. Además, señala que el verdadero problema ha sido "el botellón" porque la gente "bebe fuera y solo usa tu bar para mear y vomitar".

Ante las molestias vecinales que resurgen ahora, cree que las autoridades deben vigilar si los locales cumplen las condiciones, y propone que fijen limitadores de sonido para los locales. Es decir, que se pueda controlar desde fuera si un equipo de sonido ha superado el número de decibelios a los que puede emitir la música. El concepto sería similar a los tacómetros de los camiones, que registran si los conductores han superado la velocidad o han pasado demasiadas horas al volante.

Etiquetas
Comentarios