Despliega el menú
Zaragoza

Los parques de La Jota se dejan a su suerte

La falta de mantenimiento, de equipamientos, de arbolado o el vandalismo deslucen las zonas verdes del barrio.

Parque de Valsameda, donde se aprecian los árboles talados
Los parques de La Jota se dejan a su suerte
Juan Antonio Andrés

La Jota cuenta con tres parques: el de Valmaseda, el del Royo del Rabal y el de Oriente, que comparte con Vadorrey. Lo que podría ser algo favorable para el barrio se convierte en un quebradero de cabeza para los vecinos, ya que ninguno presenta unas condiciones óptimas. El abandono y la falta de mantenimiento son una constante, y eso queda reflejado en la pérdida de arbolado, la sequedad del césped o la ausencia de zonas de juego.

El parque de Valmaseda recorre la parte trasera de los bloques impares de la calle del Pintor Manuel Viola. Su extensión cubre desde el pabellón municipal del barrio hasta casi Ronda Hispanidad, pero se ha dejado a su suerte y con el paso de los años su deterioro aumenta. Los árboles que se han ido perdiendo no han sido replantados y hay muchas zonas de calvas en el césped. Juan Antonio Andrés, presidente de la Asociación de Vecinos La Jota, indica que el año pasado tras hacer un informe de los parques “se repobló un poco, pero tiene otras carencias como la ausencia de zonas de juegos infantiles o las condiciones de los caminos de acceso, que no están definidos”.

Las secuelas del vandalismo son el principal problema del parque del Royo del Rabal. El año pasado se tuvo que quitar la estructura de un quiosco que llevaba varios años sin ser alquilado ya que “estaba roto y completamente vandalizado, lo que ponía en peligro la seguridad de los niños que juegan en el parque”, dice el presidente de la asociación. La escultura ‘Monumento a la jota’, que estaba presidiendo la calle del Royo del Rabal, también tuvo que ser retirada debido a las pintadas. “Ya se reformó  hace unos 12 años porque le habían partido la cabeza al estar a ras de suelo. El acceso a ella no tenía dificultad y las personas incívicas lo aprovechaban para causar destrozos”, matiza Andrés.

Entre las instalaciones que perduran se encuentra una cancha de baloncesto, pero “el suelo es de asfalto y está deteriorado, hay un bloque de hormigón junto a la canasta… No son condiciones”, apunta el representante vecinal.  Este parque sí que cuenta con un espacio de columpios infantiles, pero no está vallado. Andrés recuerda que el Royo del Rabal es uno de los parques en los que el Ayuntamiento permite en horarios establecidos que los perros vayan sueltos, por lo que muchos de ellos terminan accediendo a la zona de juegos “y hacen allí sus necesidades, que los padres y los niños se encuentran por sorpresa cuando acuden”.

En el caso del parque de Oriente, la principal carencia radica en el arbolado. “De tener una docena de pinos monumentales se han ido secando y cortando hasta perderse, ahora el parque se ha convertido en una inmensa pradera”, señalan desde la asociación vecinal. Lo mismo ha sucedido con una hilera de  chopos y álamos que había a la bajada del puente de la Unión. Algunos se han muerto, otros han sido talados por enfermedad y “ha habido accidentes de tráfico que se los han llevado por delante”, lamenta Andrés.

La asociación vecinal avanza que una zona del parque se perderá con la ampliación de las piscinas de La Jota, que llevan esperando en el barrio desde hace más de 10 años porque el espacio de césped actual es escaso. Los vecinos son conscientes del coste total que implica la ampliación, por eso proponen que se haga “por partes” y que una primera inversión se centre en el cerramiento del parque.

Esta es una de las peticiones que La Jota baraja presentar en los presupuestos participativos, aunque hay otras necesidades en el barrio como aumentar las zonas de aparcamiento, ya que “tenemos pocas casas con parquin propio y hay solares repletos de coches”, precisa Andrés. El presidente explica que el solar que se encuentra junto al Grande Covián iba a ser un intercambiador de autobuses, pero al final “se consiguió que el Ayuntamiento lo habilitara como aparcamiento, era un barrizal absoluto y los vecinos están muy contentos”. De este modo, no piden que se haga lo mismo en todos los solares del barrio pero sí consideran interesante que se ejecute el arreglo de algunos terrenos “para tener aparcamientos dignos”.

Etiquetas
Comentarios