Despliega el menú
Zaragoza

Condenados por usar internet para robar datos bancarios a 189 personas

Los integrantes de la red criminal son siete, pero la Audiencia de Zaragoza solo pudo juzgar este viernes a cuatro de ellos.

Un momento de la vista oral celebrado este viernes en la Audiencia de Zaragoza.
Un momento de la vista oral celebrado este viernes en la Audiencia de Zaragoza.
Oliver Duch

La Audiencia de Zaragoza condenó este viernes a cuatro personas a un año de cárcel, multas de entre 1.260 y 2.100 euros y una responsabilidad civil solidaria de hasta 37.000 por estafar a 189 personas mediante el delito informático conocido como ‘phising’.

Los abogados de Fernando Baiges, Cristian Melián, Guacimara Sánchez y Teresa Melián llegaron a un acuerdo con la Fiscalía y la acusación particular, ejercida por Banesto (ahora Banco Santander), por unos hechos que se remontan a 2005 y 2007. Los condenados pertenecían a una red organizaba que utilizaba la práctica delictiva conocida como ‘phising’, cuyo fin último era robar datos bancarios de particulares para poder acceder a sus cuentas corrientes y sacarles dinero. A través de envíos masivos de correo electrónico (una práctica conocida como ‘spam’) simulando comunicaciones oficiales de entidades bancarias y compañías eléctricas, entre otras. Las víctimas, dando veracidad al contenido de los correos, facilitaban todos los datos de sus tarjetas (titular, caducidad y número de seguridad) a través de un formulario incluido en el mensaje.

Una vez que la trama tenía en su poder los datos de los particulares, se dedicaba a hacer gastos con ellas en casas de apuestas y páginas de blanqueo de capitales y luego lo iba moviendo por diferentes cuentas corrientes a nombre de los acusados y otros familiares, porque según quedó demostrado este viernes en la Audiencia, todos guardaban algún tipo de relación familiar cuando se produjeron los hechos.

Un acusado no acudió al juicio

Al juicio señalado en la Audiencia de Zaragoza no se presentó uno de los acusados, Antonio Gascón. Durante la vista, su letrado pidió que se retirara la acusación sobre él aludiendo que ya había sido juzgado por los mismos hechos en la Audiencia Nacional en 2015 junto a su sobrino Sergio Sistiernes, considerado cerebro de la trama por el ministerio público, ya que se trata de una persona con amplios conocimientos informáticos. De hecho, varios de los acusados que declararon este viernes dijeron que ellos no movían el dinero que llegaba a las cuentas bancarias que estaban a su nombre, que las claves para operar con ellas las tenía Cistiernes y que nunca recibieron gratificación alguna por parte de este hombre. La Fiscalía no retiró la acusación a Gascón y pidió para él la misma condena que para el resto de acusados.

La Policía Nacional consiguió desarticular esta trama gracias a la intervención de un ordenador de los miembros. En el dispositivo acumulaban más de 16.000 direcciones de correo y "más de 5.000 archivos" que daban cuenta de la magnitud del fraude que estaban llevando a cabo.

Etiquetas
Comentarios