Despliega el menú
Zaragoza

¿A dónde van las bicicletas abandonadas de Zaragoza?

La Policía lleva al depósito municipal unas 150 bicis al año. El Ayuntamiento reactiva un plan de donaciones para salvarlas de la chatarra.

Bicicletas abandonadas, en el depósito municipal de vehículos.
Bicicletas abandonadas, en el depósito municipal de vehículos.
P. F.

En un rincón del depósito municipal de vehículos de Zaragoza se alinean decenas de bicicletas abandonadas. Hay bicis rotas, bicis en buen estado, algunas que han sido repintadas (posiblemente tras ser robadas), unas viejas y otras relativamente nuevas. Aquí van a parar las bicicletas que la Policía encuentra abandonadas en la calle; las que se encuentran en alguna operación policial y se sospecha que han sido robadas, y las que se han retirado a algún ciclista tras cometer una infracción de tráfico. Aquí llegan y muchas -pero no todas- acaban en la chatarra.

El año pasado entraron en el depósito 157 bicicletas y el anterior, 122. Permanecen en este espacio, en la carretera de Castellón, entre tres y seis meses. "Tratamos las bicicletas como otros vehículos, con la diferencia de que no tienen matrícula y no sabemos de quién son. Cuando nos llega una bicicleta abandonada, publicamos un anuncio en el boletín oficial de la provincia y otro en el Bici Registro (un registro oficial nacional de bicicletas que funciona desde 2012) para tratar de localizar al dueño. Transcurridos tres meses, se llevan a la chatarra o también existe la posibilidad de donarlas", explica Javier Garbajosa, subinspector de la Policía Local y jefe del depósito municipal de vehículos.

"Ayudaría mucho si todas las bicicletas estuvieran registradas o llevaran matrícula. Se podría localizar fácilmente a su dueño cuando las encontramos en la calle. Y serviría para fomentar el uso responsable de la bicicleta. En caso de accidente, el ciclista podría ser identificado y estaría cubierto por un seguro", sostiene Garbajosa.

Las bicicletas son una parte del total de vehículos que se almacenan y gestionan en el depósito municipal. El año pasado, la grúa llevó al depósito 6.217 vehículos, de los que un millar acabaron en la chatarra. Los vehículos que no son reclamados o los que no es posible encontrar a sus dueños suelen estar ahí entre tres y seis meses, salvo alguno que está requisado por decisión judicial y puede estar aparcado en el recinto durante años.

"El Bici Registro es una idea muy buena para poder recuperar bicicletas robadas, pero no se usa mucho", señala el responsable del depósito de vehículos. Desde 2012 se han registrado en Zaragoza 1.111 bicicletas. En este tiempo, 55 usuarios han denunciado la desaparición de sus bicis y gracias al Bici Registro se han podido recuperar 14, según datos de la Oficina de la Bicicleta de Zaragoza.

Programa de donaciones

Para evitar que todas las bicicletas abandonadas acabaran en la chatarra el Ayuntamiento puso en marcha en 2014 un programa de donaciones. El objetivo es donar las bicicletas que estén en buen estado a entidades sin ánimo de lucro que promuevan el uso de la bici como medio de transporte o para actividades sociales para clases desfavorecidas. Entre 2014 y 2016 se donaron 76 bicis a distintas asociaciones, como La Caridad, Ozanam, el centro de día Romareda, Entreculturas, Arapaz, Ciempiés o Atades.

El programa ha estado casi dos años parado y se está reactivando ahora. Dos técnicos de Movilidad han comenzado a revisar y clasificar las bicicletas del depósito para ver cuáles están en buen estado y podrían ser donadas. Las entidades que quieran recibir bicis deberán solicitarlo en el Ayuntamiento. "Es muy satisfactorio que en lugar de llevarlas a la chatarra se les pueda dar otra vida. Estas bicicletas pueden ayudar y servir a otras personas", señalan Gloria Bartolomé y Tomás Arauzo mientras inspeccionan las bicis.

Etiquetas
Comentarios