Despliega el menú
Zaragoza

Los bomberos tuvieron que intervenir 121 veces en 2017 por quemas de contenedores

Alberto Cubero (ZEC) dice que lo único eficaz contra los vándalos es "la actuación de la Policía".

Un depósito y un coche quedaron calcinados en la calle de Martínez Vargas hace un mes.
Los bomberos tuvieron que intervenir 121 veces en 2017 por quemas de contenedores
Oliver Duch

Los bomberos de Zaragoza se vieron obligados a hacer el año pasado 121 intervenciones derivadas de la quema de contenedores. Esto implica que uno de cada tres días del año tuvieron que salir del parque por avisos de fuego en los depósitos, bien fuera por simples conatos de incendio o por quemas vandálicas que provocaran también daños a vehículos y fachadas.

El coste de estas actuaciones –solo la factura por las intervenciones de los bomberos– fue de 10.800 euros, gasto al que habría que añadir la reposición de los contenedores calcinados y de las afecciones, en su caso, al mobiliario urbano. Según sus características, cada uno de los depósitos de reciclaje cuesta entre 800 y 1.800 euros. En 2016 el Ayuntamiento gastó 150.000 euros en reponer los 172 contenedores quemados.

El concejal de Servicios Públicos, Alberto Cubero, ofreció estas cifras en la comisión de ayer, en la que la edil socialista Marta Aparicio mostró su preocupación por la quema en las últimas semanas de 22 contenedores en el Arrabal. Aparicio reclamó más medidas para impedir estos actos vandálicos, en sintonía con lo que hicieron los vecinos hace poco más de un mes cuando se manifestaron por las calles del barrio para exigir soluciones al Ayuntamiento.

Detenciones

La oposición municipal volvió a preguntar ayer al gobierno de ZEC si tenía previsión de probar algún nuevo tipo de contenedor –de doble pared, ignífugos o con sistemas de extinción automática–. Cubero afirmó que en ocasiones se han hecho experimentos y que los técnicos no recomiendan comprar modelos diferentes a los actuales. También se ha descartado –por su alto coste– el soterramiento de todos los depósitos, aunque sí se podría estudiar el cambio de la ubicación de muchos de ellos, de modo que no estén muy próximos a edificios o aparcamientos.

El responsable de Servicios Públicos añadió que "lo único que se ha demostrado totalmente eficaz contra estos vándalos ha sido la actuación de la Policía Nacional" cuando se ha conseguido detener a los pirómanos. Hay que recordar que el incendio intencionado está tipificado en el Código Penal como un delito de daños y se castiga con penas que pueden llegar a los cuatro años de cárcel.

Los vecinos del entorno de Sagasta también plantearon el pasado diciembre medidas como la instalación de cámaras de videovigilancia, después de que los vándalos dieran un paso más y se colaran en varios portales para incendiar los cuartos de contadores y de la limpieza. El humo subió rápidamente por las escaleras y asustó de madrugada a los vecinos, uno de los cuales fue atendido por intoxicación. En lo que va de año ya se han producido, al menos, dos quemas de contenedores. De hecho, fueron durante las primeras horas del recién inaugurado 2018, una en el paseo de Las Damas y otra, en Cesáreo Alierta.

Etiquetas
Comentarios