Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

La abogada de Lanza mantiene que este actuó en "defensa propia"

El investigado declaró ante la juez que Víctor Laínez portaba una navaja y que él se defendió.

Los hechos ocurrieron el bar Tocadiscos de la calle de Antonio Agustín.
Los hechos ocurrieron el bar Tocadiscos de la calle de Antonio Agustín.
Guillermo Mestre

Ana Sebastián, abogada de Rodrigo Lanza , considera que los testimonios prestados hasta ahora ante la juez que instruye el homicidio de Víctor Laínez, de 55 años, no han desmontado la versión de su cliente de que actuó en "defensa propia". "Aún falta por declarar una segunda tanda de testigos", señaló la letrada el pasado martes.

Ana Sebastián precisó que en "ningún momento" Lanza ha declarado que "solo dio un empujón" a Laínez en defensa propia, sino que lo que dijo ante la juez fue que el fallecido "blandía una navaja" y que en respuesta a ello su cliente "desplegó una fuerza de carácter defensiva". Ante las afirmaciones de los presentes en el bar, los cuales, hasta la fecha, han asegurado no haber visto el arma blanca, la abogada apuntó que, debido a su ubicación dentro del establecimiento, "cabe la posibilidad de que simplemente no la hubieran visto".

Otra cuestión que a la defensa de Rodrigo Lanza le parece trascendental en este caso es en qué momento las personas que estaban en el pub Tocadiscos se percataron de que Víctor Laínez lleva a unos tirantes con los colores de la bandera de España, pues el auto judicial que envió a prisión al presunto autor recogía que existen indicios de que el investigado podría haber dado muerte a la víctima movido por su ideología, delito que recoge el artículo 510 del Código Penal.

La letrada recordó que cuando el lunes 8 de enero la magistrada preguntó sobre este extremo a los testigos, la mayoría de ellos contestó que sí los vestía, pero que únicamente los vieron cuando encontraron a Víctor Laínez tumbado en el suelo porque "asomaban debajo de la sudadera negra de capucha" que portaba. "Ninguno reparó anteriormente que llevara los tirantes", insistió.

En cuanto al desencadenante, Ana Sebastián mantiene que, en su opinión, todavía se desconoce cuál fue y que solo uno de los testigos ha dicho haber escuchado de boca de la víctima: "Siempre con el mismo rollo, que si soy facha y fascista".

"Según la investigación policial -añadió-, fue el presunto homicida quien, efectivamente, se acercó al ahora fallecido para increparle. Cuando los clientes fueron preguntados por este primer contacto dijeron a la juez que no pudieron escuchar nada, salvo uno de ellos (el dueño del bar). Este declaró que cuando el grupo en el que iba Rodrigo Lanza salía al exterior, Víctor Laínez salió detrás de ellos y él le dijo “¿adónde vas?, pasa”, ya que le dio la sensación de que iba a decirles algo".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión