Zaragoza
Suscríbete por 1€

La juez del crimen de los tirantes estudia citar como investigado a un amigo de Lanza

El joven iba a declarar el viernes como testigo, pero la familia de la víctima recurrió y su interrogatorio ha sido aplazado. La instructora comenzará hoy a escuchar a quienes presenciaron la brutal agresión.

La víctima, Víctor Laínez y el presunto autor, Rodrigo Lanza.
Los propios amigos desmontan la versión de Lanza y dicen que fue a encararse con la víctima
Heraldo.es

La juez que instruye el llamado crimen de los tirantes, del que fue víctima el zaragozano Víctor Laínez, de 55 años, y por el que está en prisión provisional el antisistema Rodrigo Lanza, de 38, comienza hoy a interrogar a los testigos. Y aunque la magistrada incluyó inicialmente entre estos a un amigo del presunto homicida identificado como Pablo M. G., parece que ahora baraja la posibilidad de tomarle declaración como investigado. De hecho, su nombre se ha caído de la lista de testigos citados para el próximo viernes, día 12, y su interrogatorio todavía no tiene fecha.

Este amigo de Rodrigo Lanza le acompañaba cuando se produjo la mortal paliza, sobre las tres de la madrugada del pasado 8 de diciembre en el bar El Tocadiscos de la zona de Heroísmo. La Policía no llegó a detenerlo, pero le hizo comparecer en la Jefatura Superior con abogado para prestar declaración en calidad de investigado. Tras contestar a las preguntas de los investigadores, Pablo M. G. pudo regresar a casa.

El abogado que representa a la familia de Víctor Laínez, Juan Carlos Macarrón, entiende que sería "un error" interrogar a este joven como a cualquier otro testigo "cuando quedan todavía tantas cosas por aclarar respecto a lo sucedido" y la propia Policía le atribuyó la condición de investigado. Por ello, recurrió el auto de la instructora solicitando que esta lo volviera a citar como investigado (antes imputado).

La titular del Juzgado de Instrucción número 3 no ha se ha pronunciado todavía sobre esta cuestión, pero el hecho de que haya decidido aplazar su comparecencia sine die apunta a que tomará una decisión cuando escuche esta semana al resto de los testigos.

Aunque hubo un cliente del bar el Tocadiscos que dijo inicialmente a la Policía que había visto a Pablo M. G. golpear también a la víctima, este testigo volvió a pasar después por comisaría para aclarar que no fue así. En lo que sí coinciden las personas que estaban en el local es en que este joven presenció la brutal agresión de Rodrigo Lanza a Víctor Laínez y se marchó de allí sin preocuparse por el entonces todavía herido.

Para esta primera jornada de interrogatorios, la magistrada ha llamado a un total de seis personas, entre las que se incluye el propietario del establecimiento donde ocurrieron los hechos. El próximo viernes deberán comparecer en el juzgado las dos amigas que acompañaban al presunto asesino, que también se marcharon del bar.

Desmontan la versión de Lanza

Las declaraciones del dueño del bar y de los otros cinco clientes que allí se encontraban, incluidas en un informe Policial del que ya informó HERALDO, desmontan el relato del sospechoso. Hasta los propios amigos de Rodrigo Lanza desdicen muchas de sus afirmaciones. Por ejemplo, el encausado aseguró que no conocía de nada a la víctima y dos personas de su entorno reconocen que estuvieron hablando de él.

"Alguien del grupo comenta que el señor que se encuentra en la barra tomando algo (...) es de ideología falangista y se suele mover por otros bares con tirantes con la bandera de España", declaró una amiga del supuesto homicida ante la Brigada de Información de la Policía Nacional. "A continuación, Rodrigo se dirige a hablar con dicho individuo", concretó esta testigo, poniendo de manifiesto que fue el joven quien tomó la iniciativa y fue a encararse con Laínez.

El primer rifirrafe entre agresor y víctima duró cinco minutos. Al regresar al lugar donde se encontraban sus acompañantes, Lanza les cuenta que "él mismo le había recriminado al citado individuo que estuviese en esa zona, que no le gustaba que hubiese personas de ideología neonazi en ese barrio. Ante lo cual, el individuo le insultó por su nacionalidad chilena", declaró la testigo.

La magistrada y las partes preguntarán hoy a los testigos por estas y otras cuestiones, para ver si mantienen lo que dijeron en su día en comisaría. Cuando declaró en el juzgado de guardia, el presunto homicida aseguró que Víctor Laínez le intimidó con una navaja y él se limitó a defenderse propinándole un único puñetazo. Pero nadie más que él y su amigo Pablo M. G. dijeron haber visto el arma blanca, que tampoco la Policía encontró en el local cuando se presentó allí. La víctima estaba inconsciente y convulsionando, por lo que difícilmente pudo esconderla.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión