Despliega el menú
Zaragoza

Los forenses se quedan sin la máquina del test de la verdad en Aragón

La empresa Neuronic se la llevó hace una semana tras prestarla 4 años y usarla en casos como el de Cordón o Marta del Castillo.

Los forenses Salvador Baena y Cristina Andreu revisan los resultados de la prueba del test de la verdad en la máquina en el Instituto de Medicina Legal de Aragón.
Los forenses Salvador Baena y Cristina Andreu revisan los resultados de la prueba del test de la verdad en la máquina en el Instituto de Medicina Legal de Aragón.
Guillermo Mestre

La empresa I. C. Neuronic S. L., de capital hispano-cubano y situada en el polígono industrial Centrovía de La Muela, recuperó hace una semana la máquina que prestó hace más de cuatro años al Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) para realizar el llamado test de la verdad o prueba del P300, ideada para que los criminales recuerden hechos o lugares. Con esta cesión se pretendía poner en marcha un proyecto pionero en España, ya que el objetivo era crear una unidad de neurociencia para la que La Caixa llegó a ofrecer 30.000 euros de financiación. Pero como apunta ahora el director del IMLA, Eduardo Murcia, todo se ha quedado «en el limbo». Porque los forenses aragoneses han dicho adiós definitivamente a la máquina.

El Gobierno de Aragón recibió hace año y medio una memoria detallada de las posibilidades y aplicaciones que tenía el aparato. Iba más allá de servir para la búsqueda de los cadáveres en crímenes tan mediáticos como el de la joven Marta Castillo en Sevilla; el de Pilar Cebrián en Ricla; o el secuestro de Publio Cordón, para los que se ha utilizado la prueba del P300. Los dos primeros se realizaron en el Hospital Miguel Servet y luego se hizo con el arrepentido exgrapo Fernando Silva Sande en el IMLA, donde también llegó una petición de un juzgado de Barcelona para examinar a un presunto asesino de Mataró, pero al final se negó a la prueba.

En la memoria se hablaba de usar la máquina en casos menos mediáticos y más cotidianos, como en los de demencia, la incapacidad, el trastorno de personalidad, el estrés postraumático y los trastornos craneoencefálico. También se proponía utilizarla en simulaciones del cognicismo o en el reconocimiento de caras. Ademas se podía utilizar en formación y en investigación.

La empresa multinacional exporta desde Zaragoza sus máquinas a Europa, África y Latinoamérica. Está aliada con el Instituto de Neurociencia de Cuba y había propuesto llevar al IMLA otra máquina con más potencia y electrones, pasando de los 16 que tenía ahora a los 32, aunque hay algunos que llegan a los 64. En los cuatro años transcurridos, Neuronic la cedió de manera gratuita y después de esperar que se aplicara el convenio de La Caixa y el Gobierno de Aragón, optó por llevársela a la vista de la falta de interés por su utilización.

En este proceso, la DGA ha aceptado realizar la nueva sala de autopsias para los cadáveres de riesgo, que abrirá en febrero.

Etiquetas
Comentarios