Zaragoza
Suscríbete por 1€

El día del farinoso, una dulce tradición con aroma británico

La localidad cincovillesa de Layana celebra la XI edición de esta festividad en honor de su patrón, Santo Tomás Becket, obispo medieval asesinado en Canterbury por orden de Enrique II.

El Día de los Farinosos, una dulce tradición con aroma británico
El Día de los Farinosos, una dulce tradición con aroma británico

El municipio de Layana, en las Cinco Villas, celebra este viernes la XI edición del Día del Farinoso, una tradición recuperada para que no se pierda la receta de este dulce, elaborado con miel, canela y azúcar, cuya preparación se transmite de generación en generación de forma inalterable.

En esta fiesta se degustan durante el día los farinosos, preparados según la tradición, única y ancestral, “ya que nuestros farinosos son totalmente diferentes a otros que se elaboran en la zona”, comenta el alcalde de Layana, Jesús Gay.

Previamente a esta celebración tuvo lugar el pasado martes un taller en el centro social de Layana, donde se prepararon estos dulces cuya masa se elabora a base de harina y aceite para hacer el dobladillo que luego se rellena con una mezcla de anisetes, canela, azúcar y miel. “Nosotros incorporamos la miel al relleno, no a la masa como, por ejemplo, hacen en Rivas, otro municipio cincovillés donde se hacen farinosos”, indica el alcalde. Por último, se meten al horno y resulta “una masa crujiente y sabrosa con el toque singular que le da la canela”, precisa Gay en relación a esta receta de raíces árabes.

Los dulces se degustarán este viernes, 29 de diciembre, festividad de Santo Tomás Becket, patrón del municipio cincovillés. Ese día tendrá lugar una misa, a las 10.30; un concierto a cargo de los profesores de la Escuela de Música de Uncastillo, a las 18.00; y la esperadísima degustación de farinosos, a las 19.00, en el centro social, que podrán acompañarse de vino quemado -vino artesanal con azúcar, higos, pasas y membrillo y que no contiene alcohol- “elaborado por mujeres layaneras que han participado en el taller”, añade el alcalde.

Becket, obispo de Canterbury y patrón de Layana

Cada 29 de diciembre, Layana celebra celebrar su día del farinoso coincidiendo con la fetividad de su patrón, Santo Tomás Becket (Londres, 21 de diciembre de 1118-Canterbury, 29 de diciembre de 1170). Pero, ¿por qué esta localidad zaragozana profesa su vocación religiosa a un santo inglés?

La respuesta a esta pregunta llega a través de la Comarca de las Cinco Villas: “La historia cuenta que el Señorío de Layana, en tiempos del medievo, estaba en manos de un obispo. En esos momentos había grandes enfrentamientos entre la iglesia y el poder civil, porque los primeros querían tener libertad para su gobierno, sin contar con los segundos, que ansiaban controlar a la iglesia”.

Tomás Becket, arzobispo de Canterbury, “fue una las personas que encarnó esa lucha en su Inglaterra natal y como el obispo que gobernaba en el Señoría de Layana quería esa independencia, instaló como patrón a Tomás Becket”, apuntan fuentes comarcales. En torno a esta figura “se genera un día de fiesta y convivencia entre vecinos que disfrutamos siempre antes de que acabe el año, el 29 de diciembre”, concluye el alcalde de Layana.

Layana cuenta además con una iglesia parroquial dedicada a su patrón, Santo Tomás de Canterbury, “un templo de fábrica románica levantado en el siglo XII en el flanco norte del municipio”, según recoge la ‘Enciclopedia del Románico en Aragón’ (Fundación Santa María la Real, 2011).

Las referencias a este santo también están presente en otros puntos de España: en Salamanca y en Toro (Zamora), se encuentran sendas iglesias de Santo Tomás Cantuariense, dedicadas al obispo de Canterbury; Vegas de Matute, en Segovia, cuenta con otro templo dedicado a Santo Tomás de Canterbury; y del mismo modo Caldas de Reyes, en Pontevedra, posee una iglesia dedicada a este santo inglés, cuyo asesinato en la catedral de Canterbury aparece plasmado en uno de los frescos de la iglesia de San Nicolás de Soria y en un frontal de altar que se encuentra en la iglesia de San Miguel de Almazán. Escenas del martirio de este santo también aparecen en la iglesia de Santa María de Tarrasa. Y en Zaragoza, en la localidad de Anento, Santo Tomás de Canterbury figura en un retablo gótico (S. XV) obra de Blasco de Grañén.

Santo Tomás Becket, obispo asesinado por orden de Enrique II el 29 de diciembre de 1170 en el atrio de la catedral de Canterbury, antepuso su obediencia a Roma a la sumisión al poder del rey. Fue considerado un martir por fieles de toda Europa y tres años después de su muerte fue canonizado por Alejandro III.

La literatura y el cine han abordado la figura de Thomas Becket en obras como el filme ‘Becket’ (Peter Glenville, 1964), protagonizado por Richard Burton y Peter O’Toole; o el drama poético de T. S. Eliot ‘Asesinato en la catedral’ (Encuentro, 2009) representado por vez primera en 1935.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión