Zaragoza
Suscríbete por 1€

Crece el vandalismo en Zaragoza y ya arde más de un contenedor al día

Estos actos han costado casi 100.000 euros en 2017, sin contar la limpieza ni impuestos. Los bomberos aconsejan cómo evitar males mayores.

Incendio de dos contenedores en Torrero
Incendio de dos contenedores en Torrero
Oliver Duch

Más de un contenedor incendiado al día. Esta es la media que se está registrado en el mes de diciembre en la capital aragonesa. Según los datos facilitados por el Ayuntamiento de Zaragoza, desde el 1 de diciembre hasta esta misma madrugada, se han quemado un total de 22 contenedores. Esta cifra es superior a la que se registró durante los meses de noviembre (20), octubre (14) y septiembre (17). De hecho, tal y como se puede comprobar en la información facilitada, desde septiembre ha crecido de manera exponencial el número de incendios provocados. Durante los primeros ocho meses del año, solo en dos ocasiones se superó la decena de contenedores afectados.

En total, a lo largo de 2017 han ardido 133: 42 de residuos urbanos, 36 de papel y cartón, 27 de envases y 25 de vidrio (faltan los datos relativos a los tres de esta madrugada, ya que todavía no están disponibles). Esto ha provocado un gasto de más de 100.000 euros para la empresa que gestiona el servicio; aunque también repercute en las arcas municipales. Todo ello, sin tener en cuenta los gastos derivados de la limpieza de la zona y los impuestos correspondientes.

“En los últimos meses están quemando contenedores de manera repetitiva”, reconocen desde Bomberos de Zaragoza. Al mismo tiempo detallan que, por suerte, en ninguno de los incendios provocados se han producido daños personales. “Muchos coches y fachadas se han visto afectados... pero todavía no ha habido víctimas. Sin embargo, no debemos descuidarnos porque puede que esto ocurra en cualquier momento”, avisan.

Una de las zonas más afectadas en los últimos meses es el Arrabal. En menos de 30 treinta días, un total de 22 contenedores han sido incendiados (divididos casi a partes iguales entre los de residuos urbanos, papel y cartón, vidrio y envases). De hecho, 12 de ellos se han registrado en diferentes puntos de la misma calle (Mosén Domingo Agudo) y 7 corresponden a los situados frente al centro de salud, en Blas de Ubide . Como consecuencia, los vecinos de la zona se están movilizando y han pedido la instalación de cámaras de seguridad y de contenedores ingnífugos.

¿Cuál es el perfil de los vándalos?

Hombres jóvenes y sin ninguna motivación. Este es el perfil general de aquellos que se dedican a quemar contenedores de madrugada. Según los datos facilitados por la Policía Nacional, la mayoría de estas personas suelen ser varones (aunque también se ha detenido a alguna mujer), jóvenes (algunos de ellos menores de edad), actúan solos o en grupos de dos y tres personas y no tienen una motivación concreta como podría ser la venganza. “La mayoría son vándalos que deciden quemar contenedores”, puntualizan fuentes de la Policía Nacional. Entre los 133 incendios de la ciudad,  algún caso también se debe a la imprudencia ciudadana; como, por ejemplo, tirar una colilla sin apagar.

Aparte de estas pequeñas pinceladas, no existe un perfil que permita controlar y detener a los pirómanos que actúan en Zaragoza. “Todo lo que se consigue es gracias a la colaboración ciudadana; sin ellos, no habría detenciones en este campo. Muchos los ven huir desde la ventana de su casa o cuando están paseando con el perro”, subrayan. De momento, en este año se han producido cuatro detenciones, todas ellas gracias a la información facilitada por vecinos de la zona.

En los últimos días, los incendios provocados han ido a más y han pasado de los contenedores a los portales de varias viviendas. Sin embargo, fuentes policiales apuntan que todavía no se ha confirmado una relación entre ambos sucesos: “Es algo que se está investigando”. En estos momentos hay varias hipótesis sobre la mesa. Una de ellas, sería que aquellos que hasta ahora “se conformaban” con incendiar contenedores; hayan dado un paso “cualitativo” hacia los rellanos de las viviendas. Otra opción es que ambas cuestiones no estén relacionadas.

En la madrugada del sábado al domingo, cuatro comunidades de vecinos se vieron sorprendidas por el fuego en sus zonas comunes. “Tuvimos suerte. Una vecina tenía que ir a trabajar y salió a las 5.30 de casa. Ella fue la que descubrió el fuego y, por ello, pudimos actuar rápidamente”, explica Pilar Gayán, la presidenta de la comunidad de vecinos de San Ignacio de Loyola, 1; una de las afectadas. En este caso, el fuego se inició en una caja de productos de limpieza, ubicada en la garita del conserje. “Es un espacio que siempre está cerrado. La persona que lo hizo debía de tener conocimientos para abrir la puerta sin necesidad de forzarla”, puntualiza Gayán. En otra de las comunidades afectadas, una persona tuvo que ser atendida por inhalación de humo.

No desalojar las viviendas

“En estos casos lo más importante es no salir de casa”, recalcan desde Bomberos de Zaragoza. Tal y como especifican, cuando hay un incendio en una zona común o en la vivienda de otro vecino, no hay que desalojar el edificio, sin la recomendación de un experto.

“Hay que cerrar todas las puertas y ventanas y tapar las rendijas con un trapo mojado. De este modo, no pasará el humo”, puntualizan. Si el fuego proviene de la propia vivienda, hay que refugiarse en la habitación más alejada. "Lo que no se debe hacer es bajar por las escaleras del edificio cuando ya haya humo. Al ser tóxico, puede acarrear peores consecuencias", puntualizan.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión