Despliega el menú
Zaragoza

"Víctor Laínez nunca discriminó a nadie por su raza, orientación política, sexual ni religiosa"

Familiares y amigos del zaragozano asesinado le rinden un sentido homenaje ante el monumento al Justicia de Aragón.

Homenaje a Víctor Laínez en la plaza de Aragón, el 18 de diciembre de 2017.
Un hermano del fallecido deposita una vela ante la mirada de sus amigos.
Toni Galán

Más de 200 familiares y amigos de Víctor Laínez, de 55 años, asesinado el pasado 8 de diciembre en el bar Tocadiscos, le han rendido este lunes un emotivo homenaje en la plaza del Justicia de Aragón. El lugar no ha sido escogido al azar, sino que ha querido ser un símbolo de lo que reclaman para él: Justicia.

El acto también ha servido para reivindicar el carácter pacífico y conciliador de la víctima, lejos de la imagen de radical que se le ha dado en algunos foros. "Víctor nunca discriminó a nadie por su raza o su orientación política, sexual o religiosa", ha dicho su amigo Héctor Murillo dirigiéndose a todos los presentes. “No elegía a sus amigos por eso, sino por su forma de ser. Es por ello por lo que entre sus filas nos encontramos tantos y de todo tipo”, ha añadido y ha recordado que un hombre no tiene tantos amigos por azar. “Eso se gana con respeto, amabilidad, educación, empatía y muchas otras cualidades que apreciábamos y admirábamos. Él tenía el poder de unir, no de dividir, como nos quieren hacer creer”, ha subrayado.

Rodrigo Lanza, el detenido por el asesinatode Víctor Laínez, agredió a la víctima por los tirantes con la bandera española que llevaba y porque, según dijo a sus amigos, no le gustaba que ese “tipo de personas” se pasearan así por el barrio de la Magdalena, que al fin y al cabo era donde vivía también el fallecido.

Héctor Murillo ha destacado que Víctor Laínez era un “fiel amante de su patria, como tantos millones de personas". “Un patriota de esos que no se sienten ni más ni menos que nadie por sentir legítimo orgullo de sus raíces y su bandera, la que llevó siempre en el corazón en cada uno de sus viajes”.

Las palabras de elogio al fallecido han estado acompañadas de la lectura de un poema, el canto del 'Ave María' de Schubert y un montón de velas y flores que depositaron junto a una fotografía y una bandera de España con un crespón negro.

Etiquetas
Comentarios