Zaragoza

Las obras de la carretera de Pastriz comenzarán a principios de 2018

El inicio de los trabajos para ensanchar esta vía con intenso tráfico y sin arcenes estaba previsto para este año.

Las obras de la carretera de Pastriz comenzarán a principios de 2018
Las obras de la carretera de Pastriz comenzarán a principios de 2018
DPZ

Las obras en la carretera que va de Movera a Pastriz, licitadas con un plazo de ejecución de ocho meses comenzarán a principios de 2018. Los trabajos de ensanche de la vía, con un coste de 1,6 millones de euros fueron adjudicados el pasado 29 de septiembre. Aunque la actuación en este tramo se anunció para finales de 2017 no se iniciará hasta los primeros meses del próximo año.

El pasado mes de mayo, la Diputación Provincial de Zaragoza sacó a concurso el arreglo de la carretera provincial CV-314 para acondicionar una vía que actualmente carece de arcenes y presenta varios puntos conflictivos.

La CV-314 comienza en la glorieta de intersección entre el cuarto cinturón de Zaragoza (Z-40) y la carretera Nacional II. Su trazado atraviesa el barrio rural de Movera y concluye en el caso urbano del pueblo de Pastriz.

El tráfico en esta vía es “significativo”, según refleja la memoria del proyecto de la obra, y soporta además la circulación de autobuses urbanos del municipio de Zaragoza, con varias paradas de autobús a lo largo de su recorrido.

Aunque en los últimos años se han realizado intervenciones puntuales para aumentar la seguridad de los peatones existe un tramo especialmente peligroso, como los 2,7 kilómetros que discurren entre el Centro Deportivo Municipal de Movera y la localidad de Pastriz, con “arcenes inexistentes, carriles de circulación estrechos y márgenes de la carretera plagados de obstáculos peligrosos frente a una salida de la vía”, se añade en la citada memoria de la DPZ.

El documento también recoge que una “alta intensidad de uso” unida a una “inadecuada velocidad de circulación” han dado lugar a una elevada accidentabilidad. De hecho, esta carretera se ha cobrado varias vidas en accidentes de tráfico.

El pasado septiembre se adjudicaron las obras de la carretera, que tendrá en un primer tramo una anchura de seis metros con arcenes de dos metros; en un segundo tramo, la calzada será de siete metros, con arcenes de un metro y medio

Esta actuación no está exenta de dificultades, como el paso por la ermita de Nuestra Señora de Movera, una construcción que debe ser respetada y que obliga a modificar en parte el planteamiento general para adaptarlo el trazado al espacio existente.

Durante los trabajos también se renovará el firme de la carretera y se repondrán los servicios afectados por las obras: acequias, escorrederos, una línea telefónica, varias farolas del Ayuntamiento de Zaragoza y canalizaciones y líneas eléctricas de media y baja tensión.

De esta manera. se atenderá una de las demandas históricas de los vecinos de Pastriz. La otra asignatura pendiente era la mejora en la frecuencia de la línea de autobús -conseguida el pasado año. Ahora, el problema es la supresión de la última parada en Echegaray y Caballero tras la colocación de bolardos para aumentar la seguridad en la trasera de la basílica del Pilar.

Etiquetas
Comentarios