Zaragoza
Suscríbete por 1€

El Centro Kike Mur mantiene la okupación en la cárcel de Torrero

Las actividades no se han clausurado después de la muerte de Víctor Laínez, en la que uno de los okupas está implicado.

Trabajos de mantenimiento en la antigua cárcel de Torrero, ocupada desde 2010
Trabajos de mantenimiento en la antigua cárcel de Torrero, ocupada desde 2010
Guillermo Mestre

El Centro Kike Mur mantiene la okupación de la cárcel de Torrero y su web mantiene abiertas las actividades programadas en las próximas semanas. La presunta implicación de uno de los okupas del centro, el chileno Rodrigo Lanza, de 33 años, en el homicidio el zaragozano Víctor Laínez, de 55, no ha afectado al día a día del centro. Se trata de un lugar donde se realizan algunas actividades culturales y sociales, pero no se utiliza de vivienda.

Varias fuentes consultadas próximas al centro y municipales han confirmado que el Centro Kike Mur, que se creó en recuerdo de un insumiso que falleció en 1997 en la prisión de Torrero, no ha variado su programa y se mantiene abierto. Hoy a las 19.30 está previsto un taller de teatro y el domingo una comida vegano y un taller de autodefensa femenina. La semana próxima prevé otro taller de teatro el día 20 y hay anunciada una fiesta de Nochevieja.

La consejería de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza emprendió el pasado verano obras de reconstrucción de la cubierta. Pero la permisividad del Ayuntamiento con este espacio autogestionado de este grupo de okupas se mantiene desde 2011, con el gobierno del PSOE, cuando se produjo la expulsión de los okupas y poco después regresaron al centro. La okupación empezó en octubre de 2010 y el grupo municipal del Partido Popular ha denunciado esta situación en la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Aragón esta situación.

Tanto el alcalde Juan Alberto Belloch como su sucesor Pedro Santisteve han dejado que los okupas sigan en el centro con sus actividades. En 2011 se presentaron varios informes por los técnicos municipales contrarios a mantener esta situación por el riesgo que pueden correr en un edificio así. Cuando se trasladó a los presos al centro penitenciario de Torrero a Zuera en 2001, la fachada y una parte de la entrada se mantuvieron al demoler la prisión y utilizar el espacio para viviendas y una plaza. Lo que queda del edificio es competencia del Ayuntamiento de Zaragoza.

"Si los miembros del Centro Kike Mur deciden no regresar al centro será por su voluntad pero no porque el Ayuntamiento de Zaragoza haya decidido cerrarlo", han señalado fuentes municipales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión