Despliega el menú
Zaragoza

Zoido destaca el "ejemplo ético" de las víctimas del atentado de la casa cuartel

En el acto celebrado en Zaragoza, al que acudieron más de 300 personas, el ministro del Interior exige a ETA que se disuelva y pida perdón a los afectados.

Trigésimo aniversario del atentado en la casa cuartel
Trigésimo aniversario del atentado en la casa cuartel
Guillermo Mestre / Félix Bernad

Zaragoza recordó este lunes a los once fallecidos (seis de ellos menores de edad) y 88 heridos en un día trágico para la ciudad. Fue el atentado de la banda terrorista ETA hace 30 años con un coche bomba en la casa cuartel de la Guardia Civil en la avenida de Cataluña. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, destacó en el homenaje celebrado en la plaza de la Esperanza, al que asistieron más de 300 personas, el "ejemplo ético" y una "lección de dignidad y de verdad" de las víctimas de terrorismo en el atentado. Nombró a los fallecidos uno por uno para "recordarlos" en un acto que consideró "necesario y de justicia" en un hecho que "no solo conmocionó a Zaragoza sino a toda España". En su discurso, Zoido exigió a ETA que debía "disolverse" y "pedir perdón" a las víctimas. Consideró que los terroristas "nunca nos van a derrotar", tanto en referencia a los de la banda ETA como a los yihadistas.

El acto central del homenaje a las víctimas fue presidido por el ministro del Interior y acudieron, entre otras personalidades civiles y militares, el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán; la presidenta de las Cortes, Violeta Barba; el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve; y la presidenta de la Fundación Víctimas de Terrorismo, María Mar Blanco. Miembros de la Asociación de Víctimas de Terrorismo (AVT), entre los que había varias del atentado de la casa cuartel, estuvieron presentes en todas las celebraciones del día.

Terroristas "sanguinarios"

El ministro del Interior calificó a los terroristas de ETA de "sanguinarios" porque dejaron un coche bomba cargado con 250 kilos de amonal "sin avisar" y "sabían dónde lo hacían, por qué lo hacían y el significado que tenía", al referirse a las casas cuartel de la Guardia Civil y a las 40 familias que residían en la de Zaragoza. "Había gente inocente", como menores y "no dudaron en atentar". Zoido destacó que ETA ha matado a 243 guardias civiles y que solo en 1987 asesinó a 53 personas, diez de ellas menores.

En su alocución, el ministro emplazó a combatir "todo relato que pretenda ser escrito por los vencidos porque es una burda farsa". Puso de manifiesto que la "sociedad española" es "madura" para "distinguir a las víctimas de los verdugos". Reconoció el compromiso de las víctimas, el trabajo de los jueces y fiscales, la entrega de las Fuerzas de Seguridad y la implicación de las Fuerzas Armadas en el final de ETA, resaltando en la Guardia Civil y la Policía Nacional, los más castigados por la banda.

El presidente del Gobierno aragonés, Javier Lambán, señaló que la democracia española "no se puede permitir el lujo de la amnesia", aunque "el recuerdo puede ser sumamente doloroso" porque olvidar sería "injusto" y "muy perjudicial" para España. Agregó que el atentado de la casa cuartel despertó a los aragoneses de la "pesadilla" del terrorismo de ETA y dos días después, el 13 de diciembre, llevó a las calles a 250.000 manifestantes "sumidos en el dolor". Lambán destacó que las víctimas de ETA son "uno de los nutrientes básicos más imprescindibles" de la democracia española. Concluyó que los terroristas "son asesinos y siempre lo serán", y espera que "no tengan en su miserable vida ni un segundo de reposo".

Por su parte, Mari Mar Blanco, recordó que en 1987 coincidió el atentado de la casa cuartel con el de Hipercor e hizo un llamamiento para "combatir el olvido" y las versiones "tergiversadas" de la historia que pretenden reescribir el relato y no pueden asumirlo.

Ofrenda de flores en recuerdo a los niños asesinados

El monumento de recuerdo de las víctimas del atentado de la casa cuartel volvió a verse tras ser restaurado por el Ayuntamiento con un nuevo texto que pidieron los afectados. Ahora recuerda que la banda terrorista ETA cometió ese atentado y murieron once personas, de las cuales seis eran menores (cinco niñas y Ángel Alcaraz, que tenía 17). Zoido y Lambán colocaron un ramo en ese monumento. Mientras tanto, la presidenta de la Fundación Víctimas de Terrorismo realizó otra ofrenda floral en la escultura de los niños y entonces se leyeron los nombres de los 24 menores que ha asesinado ETA.

Etiquetas
Comentarios