Despliega el menú
Zaragoza

Vehículos y conductores de transporte escolar, a inspección desde el lunes

La Policía Local colaborará desde este lunes y hasta el próximo 1 de diciembre en la nueva campaña de la DGT.

Autobús escolar en Movera.
Los 50 niños a los que el autobús escolar deja tirados
Heraldo

La Policía Local de Zaragoza colaborará, desde este lunes, 27 de noviembre, y hasta el próximo día 1 de diciembre, en una nueva campaña de las que realiza regularmente Dirección General de Tráfico (DGT). En este caso estará dirigida al control de los vehículos destinados al Transporte Escolar.

Durante la próxima semana se realizarán inspecciones sobre los vehículos y sobre los conductores, comprobando que las autorizaciones y documentos sean los correctos para la prestación del servicio. Igualmente, los agentes verificarán que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor.

Desde el curso escolar 2007-2008, todos los vehículos dedicados al transporte escolar deben cumplir los requisitos que se recogen en la normativa sobre condiciones de seguridad en el transporte escolar y de menores.

Entre ellos, destaca la obligatoriedad de que los menores vayan acompañados en el autobús por una persona debidamente cualificada, la antigüedad máxima de los vehículos destinados a este tipo de pasajeros, el seguro de responsabilidad civil ilimitado o la obligatoriedad de llevar señal de transporte escolar, entre otros.

El 90 por ciento de los accidentes que se producen durante el transporte escolar tienen lugar en el momento de subir o bajar del vehículo, o en los instantes inmediatos. Igualmente, se debe prestar especial atención en la utilización de los cinturones de seguridad y en los sistemas de retención, ya que en caso de accidente nueve de cada diez lesiones infantiles graves o mortales podrían haberse evitado si se hubiera utilizado este tipo de dispositivos.

La importancia del transporte escolar en las zonas urbanas hace que, para la DGT, la participación de la Policía Local en estas campañas tenga una importancia vital, ha señalado el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

Está comprobado que a 50 kilómetros por hora, velocidad máxima permitida en vías urbanas, las posibilidades de que un niño sobreviva sin ninguna media de seguridad es prácticamente nula, y que ni siquiera a poca velocidad se puede garantizar su supervivencia a un accidente o atropello.

Etiquetas
Comentarios