Despliega el menú
Zaragoza

Casetas confía en estrenar la temporada que viene su nuevo campo de fútbol

Las obras de remodelación de la instalación deportiva comenzarán en diciembre. Serán ejecutadas por la empresa Urbanizaciones y Medio Ambiente SLU, que cuenta con un plazo de diez meses y un presupuesto de 940.539,30 euros.

Recreación de cómo quedará el campo de fútbol de Casetas, tras la reforma
Casetas confía en estrenar la temporada que viene su nuevo campo de fútbol

La remodelación integral del campo de fútbol del barrio rural de Casetas se trata de la inversión más importante del año en materia deportiva por parte del Ayuntamiento de Zaragoza, que se suma a la licitación para la renovación e implantación de césped artificial en otros siete campos de fútbol municipales y también en el de rugby ubicado en los Pinares de Venecia.

La Concejalía de Vivienda y Deporte ha apostado modernizar los equipamientos deportivos de los barrios de la ciudad, aunque las máquinas están tardando en llegar a los terrenos más de lo previsto. “A finales de 2016 se dieron a conocer los detalles de la contratación de las obras para la remodelación de nuestro campo, pero la gente está muy inquieta porque ya se está acabando el 2017 y no han comenzado”, explica Cecilio García, presidente de la Unión Deportiva Casetas. La previsión es que habrá que esperar hasta finales de diciembre para ver a la empresa Urbanizaciones y Medio Ambiente SLU comenzar la reforma. Cuenta con un presupuesto de 940.539,30 euros (IVA incluido) y diez meses de ejecución, por lo que los trabajos estarían terminados cuando dé comienzo la nueva temporada deportiva, entre septiembre y octubre de 2018.

Esta va a ser la primera inversión de envergadura que se realiza en el estadio de Casetas desde su inauguración en 1974 (pasó a ser propiedad municipal en 2008). El campo es utilizado por la UD Casetas, el club en activo más veterano de Aragón, que dispone actualmente de dos equipos regionales y 15 en categorías base, aunque García reconoce que “tendríamos a más chavales si las condiciones fueran otras”. Los vestuarios no tienen calefacción ni agua caliente, y las baldosas y las paredes no están en buen estado. Además, el presidente señala que hasta ahora han tenido que estar “mirando al cielo y con la linterna en la mano, porque cuando entrenamos tenemos una luz precaria y si llueve el terreno de juego se embarra”.

Los vecinos de Casetas lamentan que el Ayuntamiento de Zaragoza les tenga “más olvidados que a otras zonas de la ciudad por ser un barrio rural” y aseguran que si todos los campos tuvieran las mismas instalaciones “se acabaría con la discriminación”. García apunta que con el efecto de la reforma han logrado “recuperar en los equipos a más de 40 chicos que no teníamos estos años atrás”, una tendencia que confían en  continuar la próxima temporada.

La remodelación integral del campo municipal es una de las medidas más esperadas en el barrio después de que en octubre de 2015 la instalación se clausurara temporalmente cuando un informe alertó del peligro que suponía el mal estado de la instalación eléctrica. En aquel momento, el campo presentaba otras deficiencias como la ausencia de alcantarillado, agua potable, mal estado de los vestuarios o falta de mantenimiento del graderío. El Gobierno se comprometió con la Unión Deportiva Casetas “a llevar a cabo una actuación de urgencia y aunque se subsanaron algunos problemas, sigue faltando mucho por hacer”, recuerda el presidente del club.

El arquitecto municipal José Javier Gallardo Ortego ha redactado el proyecto de reforma integral de la instalación, que constará de dos fases. La primera, que se pondrá en marcha este año, se centra en la construcción del nuevo campo de césped artificial de dimensiones de 100 m. x 60 m., que serviría para categorías de juveniles y regionales, y un pequeño paquete de vestuarios que se completará en futuras intervenciones. También se realizarán el cerramiento y los accesos de la instalación.

El concejal de Deporte, Pablo Híjar, asegura que desde el Consistorio entienden “la impaciencia de los vecinos ante el comienzo de las obras”, pero insiste en la dificultad de sacar proyectos de esta envergadura adelante, ya que “tienen que pasar por un proceso de estudio, redacción, licitación y valoración que lleva tiempo”. Híjar mantiene que las actuaciones comenzarán en diciembre y apunta que “no afectarán al uso de la instalación, porque el nuevo campo no va a emplazarse encima del de hierba, sino que se construirá justo al lado”. Tanto el Ayuntamiento como la UD Casetas esperan que el club pueda contar la temporada que viene con el campo terminado.

Etiquetas
Comentarios