Despliega el menú
Zaragoza

Quejas vecinales en Muel por la apertura de un velatorio

El Ayuntamiento prevé mantener otra reunión para desbloquear el proyecto

Punto en el que se prevé instalar el velatorio.
Punto en el que se prevé instalar el velatorio.
Google Street View

El anuncio de la apertura de un velatorio en Muel ha generado discrepancias entre algunos vecinos, que recogieron firmas, presentaron alegaciones en el Ayuntamiento y se dirigieron al Justicia de Aragón. El alcalde, Rafael Aliaga, mantuvo una reunión con varios ciudadanos y los promotores y tiene previsto convocar otra para tratar de alcanzar un acuerdo, aunque, según adelantó, el negocio "cumple con todos los requisitos".

El asunto ha pasado también por pleno, donde se trasladó el informe previo a la licencia de actividad, que recoge que "no hay problema para continuar la tramitación". En esta sesión, los grupos políticos expresaron sus opiniones y se puso sobre la mesa la ubicación escogida para el velatorio, una calle que forma parte del recorrido de las vacas durante los encierros, situada cerca del colegio. Incluso se valoró la posibilidad de ofrecer a los empresarios otro terreno.

El responsable local explicó que la empresa solicitó la apertura hace más de un año. Según dijo, tiene pendiente organizar otro encuentro, que se podría celebrar antes de Navidad, para tratar de llegar a un acuerdo y "buscar la mejor solución". Sin embargo, Aliaga mencionó que "no incumple ninguna ordenanza ni normativa" por lo que, si no se alcanza un consenso "se convocará otro pleno, en el que desestimarán las alegaciones, y se mandará el expediente al Inaga".

Al mismo tiempo, el alcalde firmó el pasado mes de septiembre un decreto en el que insta al Gobierno de Aragón a buscar una solución, ante el "vacío legal y falta de normativa" que existe en esta cuestión. El Ayuntamiento todavía no ha recibido una respuesta por parte de la DGA.

Fuentes del Justicia de Aragón explicaron este lunes que en mayo se presentó una queja contra la construcción de un velatorio en los bajos de un edificio. La institución la admitió a trámite y se dirigió al Consistorio solicitando un informe. Tras recibirlo, se consideró conveniente ampliar algunos aspectos y se requirieron las alegaciones presentadas y su resolución. El Ayuntamiento contestó que los distintos grupos de la corporación, los afectados y los empresarios estaban intentando lograr una solución "acorde a todas las voluntades". Se comprometió a trasladar la decisión final.

Etiquetas
Comentarios