Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

La exalcaldesa de La Muela Marisol Aured vuelve a ser absuelta

La Audiencia no ha hallado pruebas de prevaricación en el contrato de basuras y afirma que el acuerdo que firmó con la empresa de recogida no fue "ni injusto ni desfavorable" para los intereses del pueblo.

Marisol Aured y Luis Miguel Bolea, en los pasillos de la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Marisol Aured y Luis Miguel Bolea, en los pasillos de la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Oliver Duch

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha absuelto a la exalcaldesa de La Muela Marisol Aured y al gerente de la empresa Seula S. L., Luis Miguel Bolea Bosque, de los delitos de prevaricación, exacción ilegal y malversación de caudales públicos que les atribuían la Fiscalía y el Ayuntamiento muelano y por los que se enfrentaban a penas de entre tres y seis años de prisión.

El tribunal considera que la exregidora no solo no perjudicó económicamente al consistorio con su gestión, sino que lo que hizo fue actuar con la intención de «solucionar un problema» con la empresa de recogida de basuras y lograr un acuerdo que no fue ni «injusto» ni «arbitrario» ni «desfavorable» a los intereses municipales. Así consta en el fallo de la Sección Primera, sentencia que supone la octava resolución judicial penal favorable a Marisol Aured en los últimos seis años.

Aured llegó a la alcaldía de La Muela en 2011 en las listas del PP, tras haber sido una de las testigos clave en la Operación Molinos, que supuso la detención y condena de la anterior alcaldesa, María Victoria Pinilla (PAR) y de parte de su gobierno municipal. Desde que cogió el bastón de mando hasta que lo dejó en 2016 recibió ocho querellas criminales, varias interpuestas por acusados de la Operación Molinos. Algunas no prosperaron, pero otras la llevaron al banquillo de los acusados y le han acarreado graves consecuencias económicas, como el embargo preventivo de sus bienes, además del desgaste personal.

El caso ahora resuelto favorablemente para ella por la Audiencia fue denunciado en septiembre de 2015 ante la Fiscalía de Zaragoza por el actual alcalde, Adrián Tello (CHA), tres meses después de acceder este al cargo. El nuevo regidor consideró que el contrato firmado con la concesionaria de basuras perjudicaba los intereses de los vecinos. Tras abrir diligencias, el fiscal apreció indicios de delito y llevó el caso al juzgado en abril de 2016.

Pagos de más no probados

Lo que las acusaciones mantenían era que Aured y Bolea prevaricaron y malversaron cuando en 2012 modificaron, sin pasarlo por el pleno, el contrato de basuras que el Ayuntamiento tenía firmado desde 2005 con la empresa Servicios Urbanos de Limpieza y Acondicionamiento (Seula S. L.). Para la fiscal, ese acuerdo supuso que el consistorio pagara 403.635 euros de más a la empresa en tres años, cantidad que el Ayuntamiento elevaba a 666.066.

Sin embargo, la Audiencia hace suyas las tesis de la abogada de Aured, María Jesús Sariñena, que desde el principio mantuvo que el acuerdo extrajudicial había supuesto un beneficio para el pueblo. Todo lo contrario, afirmó que logró un acuerdo ventajoso para el consistorio al conseguir una quita de 373.242 euros sobre la deuda de 1,1 millones que La Muela tenía con Seula por facturas impagadas de 2009, 2010 y 2011. De la misma opinión era Luis Chocarro, letrado de Bolea, quien expuso que su cliente, aún perdiendo dinero, aceptó la quita porque su empresa llevaba tres años sin cobrar y estaba a punto de cerrar.

Para la Audiencia, el acuerdo, con independencia de si debería haber sido aprobado por el pleno, cuestión que se ventila en lo Contencioso-Administrativo, no es injusto ni arbitrario ni perjudicial para el Ayuntamiento de La Muela. Tampoco hay prueba o sospechas de que Aured obtuviera un beneficio económico. La sentencia puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión