Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

“Más que tender puentes lo que hacen es levantarnos muros”

La instalación de un centro cívico y el arreglo de la calle Hayedo se asientan en la lista de asuntos pendientes de la zona de Hispanidad.

Zona en la que los vecinos piden reformas
Zona en la que los vecinos piden reformas

Los vecinos de Hispanidad se sienten “en tierra de nadie”. Su ubicación, entre los grandes núcleos de Casablanca y Oliver-Valdefierro, ha hecho que durante años sus reivindicaciones hayan pasado desapercibidas, pero ahora ya son más de 10.000 personas las que habitan en la zona y quieren pelear por contar con los mismos servicios de los que disponen otros barrios.

La construcción de un centro cívico que sirva como punto de reunión y de actividades encabeza la lista de asuntos pendientes. En noviembre de 2005 Juan Alberto Belloch, durante su etapa como alcalde de Zaragoza, prometió su ejecución en una parcela ubicada en la confluencia de Vía Hispanidad con la calle del Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles, que corresponde a los terrenos que en su día ocupó el Stadium Delicias. Se trató de un macroproyecto valorado en 9 millones de euros, una cuantía que con la llegada de la crisis hizo inviable su puesta en marcha.


“Han pasado ya varias corporaciones por el Ayuntamiento y ahora empezamos a ver una luz al final del túnel, porque se han comprometido, por el momento solo de palabra, a dar una partida presupuestaria en 2018 para el centro cívico”, cuenta Joaquín Aznar, presidente de la AVV Hispanidad. Actualmente, los encuentros vecinales se llevan a cabo en el colegio homónimo o en el instituto Pignatelli, “pero esos no son los lugares apropiados”, denuncian los habitantes de la zona. Aznar recalca que el 60% de ellos supera los 60 años, “por eso es imprescindible que tengan cerca de sus casas un lugar en el que socializar y ejercitar cuerpo y mente”.

Desde la asociación apuntan que son conscientes de que “el proyecto inicial era desmesurado” y que eso le ha hecho dormir durante más de 10 años el sueño de los justos, pero ahora se ha vuelto a relanzar debido a que la junta del distrito Oliver-Valdefierro, en la que se engloba Hispanidad, ha reconocido que la zona necesita ser dotada con más servicios. Está pendiente la creación de una comisión, que estará integrada por representante de las asociaciones vecinales de La Floresta, La Bozada, Hispanidad y de las urbanizaciones del barrio como Las Sabinas para valorar los servicios mínimos con los que tendría que contar el centro cívico, como un espacio para la tercera edad, una ludoteca o un salón polivalente. Aznar apunta que la previsión es conseguir “un lugar de encuentro similar al que tienen en Casablanca, ya que nos asemejamos a ellos por el tipo de población”.

Entre las partidas presupuestarias previstas para la zona de Hispanidad también se encuentra una que iría destinada al arreglo de la calle de Hayedo, situada entre la avenida de Gómez Laguna y la calle del Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles. En ella, precisa el portavoz vecinal, se encuentra la única acequia de Zaragoza en funcionamiento y sin soterrar. “Siempre se dice que hay que tender puentes y no levantar muros, pero en esta zona nos están levantando muchos”, asegura Aznar. La calle solo está urbanizada desde Gómez Laguna y hasta la acequia. A partir de allí, el paso de peatones no está habilitado porque no es seguro, pero los vecinos piden que se asfalte porque “la vuelta que hay que dar hasta llegar a Vía Hispanidad es enorme, de dos kilómetros”.

La apertura completa de la calle de Hayedo tendría un coste estimado en 350.000 euros, aunque el proyecto original se cifraba en dos millones. Solo faltan por asfaltar 150 metros y los vecinos insisten en que se conforman “con el paso peatonal, no es necesario el tránsito de vehículos”, para mejorar las conexiones y acortar distancias.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión