Despliega el menú
Zaragoza

ZEC da por hecho que tendrá que prorrogar a FCC el contrato de Parques y Jardines en 2018

Cubero admite que no tiene tiempo para activar nuevos pliegos ni apoyo político para municipalizar. El coste y los medios del futuro plan de poda crea tensiones entre el Ayuntamiento y la concesionaria.

Algunos visitantes en el paseo de los plátanos del parque Grande José Antonio Labordeta.
Algunos visitantes en el paseo de los plátanos del parque Grande José Antonio Labordeta.
Oliver Duch

Aunque se presentaba como el azote de las grandes contratas, el concejal Alberto Cubero, responsable de Servicios Públicos, no va a tener más remedio que prorrogar el contrato de Parques y Jardines de FCC el próximo 31 de diciembre. Así lo reconoció ayer en comisión dado que no tiene el apoyo necesario para municipalizar el servicio y porque no está previsto que se activen unos nuevos pliegos para buscar otra adjudicataria.

"Esta posibilidad está en el actual pliego de condiciones, que dice que puede haber dos prórrogas, cada una de un año", explicaba ayer Cubero, al tiempo que informaba de que ya ha habido contactos con la empresa para abordar la prolongación del servicio. "No es que el contrato haya finalizado en su totalidad y esté en reconocimiento de obligación –como sí sucede en otros casos– sino que está en prórroga", añadía.

Cubero insistió ayer en que la intención de ZEC es el rescate de la contrata, pero tras los fracasos –en forma de voto en contra de la oposición– tanto de las depuradoras como del 010 admitió que les va a ser imposible cumplir su programa y dijo que "todo nos hace pensar que no se va a poder municipalizar".

La concejal socialista Marta Aparicio afeó a Cubero que atribuyera la prórroga a la falta de voluntad política de la oposición, dado que el reciente informe de Ecociudad que tachaba de "inviable" esta operación advertía, además, de que en caso de llevar a cabo la municipalización haría falta, al menos, un año entero para poder adecuar las funciones de la sociedad municipal y absorber a toda la plantilla de jardineros.

Cubero informó ayer de que el pasado viernes ya se produjo una reunión con responsables de FCC, pero dijo que había sido tensa y que –de momento– las relaciones estaban rotas. El ‘casus belli’ fue el refuerzo del plan de poda, que el gobierno de ZEC condiciona a que la concesionaria aumente los medios humanos y materiales en la misma proporción en la que crecería la partida. Actualmente la se dedican 890.000 euros anuales pero, tras la caída de no pocas ramas y árboles el pasado verano, había consenso en la necesidad de reforzar estos trabajos.

Cubero dijo que FCC no ofrece garantías de que el aumento de la partida se destine al plan de poda y teme que se convierta en "beneficio empresarial limpio para la contrata". Con la actual adjudicataria del cuidado de las zonas verdes, el gobierno municipal mantiene también otras tensiones como la ampliación del servicio a los barrios del sur o las sentencias condenatorias firmes por las revisiones de precios.

Preocupación laboral

Por otro lado, tanto el PSOE como CHA expresaron ayer su preocupación por las consecuencias que la prórroga de la contrata podría tener en una plantilla de 225 trabajadores. "El 31 de diciembre también acaba el convenio laboral y si los empleados quedaran adscritos al convenio general podrían perder derechos laborales e incluso un 15% de poder adquisitivo", advertía ayer la socialista Marta Aparicio. Cubero afirmaba que "si se prorroga el contrato en las mismas condiciones lo lógico es que la plantilla cuente también con las mismas condiciones laborales" y, en caso de que no fuera así, el gobierno "apoyaría al 100% cualquier movilización que pudiera iniciar la plantilla".

Etiquetas
Comentarios